ELESPECTADOR.COMImprimir

Tema del dia | Mie, 07/18/2012 - 22:42

Cauca, epicentro de 'Espada de Honor'

Por: Elespectador.com

Luego de episodios como la muerte de un indígena en Caldono, el Cauca estará a cargo ya no del Ejército, sino del Comando General.

La tensionante situación en el Cauca se ha convertido en una cuerda floja que, temen todos sus espectadores, reventará en cualquier momento. La primera cabeza en rodar en medio de esta coyuntura fue la del general Miguel Pérez, comandante de la III División del Ejército. Le costó su cargo no sólo que a empellones los indígenas del norte del Cauca sacaran a los soldados apostados en el cerro Berlín (Toribío) sino, además, la muerte de un indígena en Caldono, ocurrida, según los militares, por error.

Altas fuentes gubernamentales le confirmaron a este diario que lo ocurrido en Berlín causó tanta molestia entre mandos civiles y militares que el Ejército, palabras más palabras menos, perdió su ‘jurisdicción’ sobre Cauca. Es decir, por supuesto que seguirá operando en la zona, pero ahora bajo la coordinación del Comando General de las FF.MM. De ahí la reactivación del Comando Conjunto del Pacífico, que contará con el apoyo de 5.000 uniformados de todas las fuerzas y estará liderado por el general Leonardo Barrero, quien ya había tenido experiencia en el sur del país como comandante en Nariño.

La delicada situación de orden público que se ha visto en Cauca desde la semana pasada es la razón por la cual la operación ‘Espada de Honor’, la principal estrategia de las Fuerzas Militares desde febrero de este año, contempla a esa región como un escenario fundamental para desmantelar a las Farc como grupo armado. Para la Fuerza Pública, era evidente que haber abatido a Alfonso Cano, si bien había sido un importante golpe a la guerrilla, no fue suficiente para cambiar todo el escenario de guerra en este departamento.

La finalidad de este plan es atacar a los considerados “objetivos militares de alto valor estratégico”, es decir, a jefes subversivos como el Sargento Pascuas o Pacho Chino, hombres que llevan décadas dentro del grupo insurgente. Pascuas, miembro del Comando Conjunto de Occidente de las Farc y comandante desde 1979 del sexto frente de las Farc —que opera en Cauca—, es considerado junto a Manuel Marulanda uno de los fundadores de esta organización guerrillera. A Pacho Chino, por su parte, lo responsabilizan de graves crímenes como el secuestro de los diputados del Valle en abril de 2002.

Fuentes castrenses le han asegurado a este diario que, con base en un documento hallado en el computador de Alfonso Cano y llamado ‘Carta de reunión’, se sabe que la guerrilla tenía diseñado un plan de trabajo enfocado en el Cauca. Según inteligencia militar, la meta de la guerrilla es conseguir la “caguanización” de esa región bajo el pretexto de la autonomía territorial. Los líderes indígenas, sin embargo, insisten en que su movimiento no responde a ningún interés subversivo.

Dirección web fuente:
http://www.elespectador.com/noticias/temadeldia/cauca-epicentro-de-espada-de-honor-articulo-361100