ELESPECTADOR.COMImprimir

Opinión | Jue, 11/08/2012 - 23:00

Novelistas octogenarios

Por: Ricardo Bada | Elespectador.com

Mi amigo Guillermo Angulo me cuenta que empezó a ver un documental, Charlotte Rampling: A portrait, y agarró una frase que no sabe de quién era: “Ningún escritor ha escrito una novela después de los 80 años”.

Y se dijo: Ricardo tiene una respuesta a esa frase, la encuentra y de pronto le sirve para una columna. Siempre me asombra, y hasta me asusta, la confianza que tienen todos mis amigos en que soy algo así como una especie de Google bípedo. Sea como fuere, los tres casos que recuerdo, de novelistas que alcanzaron y pasaron los 80, son: Anatole France llegó a cumplir los 80, pero su última novela, La rebelión de los ángeles, la publicó con 70; León Tolstoi vivió 82, y hay un libro suyo póstumo, un relato sobre la guerra chechena (gran tradición en la historia rusa), pero no tengo datos que me permitan asegurar que no lo escribió contemporáneamente a esa guerra, en la que participó de joven; y Pío Baroja murió a los 84, y su última novela, que yo sepa, es El cantar vagabundo, publicada a los 78.

Salió a hacerme el quite Esther Andradi, escritora y periodista argentina que vive en Berlín, aportando el dato de Angélica Gorodischer, 84 años y felizmente viva, que con 82 publicó Las señoras de la calle Brenner, y después de superar un cáncer de pleura que la tuvo algo rezagada, está escribiendo la próxima. Gracias a Esther, que me alertó sobre más nombres, descubrí que Doris Lessing ya lleva publicadas siete novelas desde que cumplió los 80; Nadine Gordimer, dos (una de ellas este año), y Elena Poniatowska cumplió 80 este año y sigue en activo. En cuanto a Rolando Hinojosa, patriarca de la literatura chicana, me escribe desde Austin que está escribiendo una nueva novela, a sus 83 primaveras.

Además me acordé de dos escritores que murieron centenarios, y sí, Ernst Jünger publicó dos novelas (una de ellas su única policial) pasados los 80, y Francisco Ayala unos seis libros de narrativa, debería ver uno por uno cuáles son cuentos y cuáles novelas. Amén de ello, la última novela de Rómulo Gallegos, Tierra bajo los pies, se publicó póstumamente, y él vivió 85 años, quién quita que no la escribiera en sus últimos cinco. Y no nos olvidemos del último libro de Knut Hamsun, escrito con 90 años, Por las sendas donde la hierba crece, que en realidad es una novela autobiográfica donde narra su experiencia en una clínica psiquiátrica al terminar la guerra, y sometido luego a un proceso que mejor no comento, la justicia de los vencedores. En resumen: eso de que ningún escritor ha escrito una novela después de los 80 años es más falso que Judas, como decía mi abuela Remedios, que además de bella era una sabia.

Dirección web fuente:
http://www.elespectador.com/opinion/novelistas-octogenarios-columna-386031