ELESPECTADOR.COMImprimir

Opinión | Dom, 11/11/2012 - 23:00

Interbolsa

Por: Cartas de los lectores | Elespectador.com

Con inmensa preocupación encontramos a muchos de los ahorradores que depositaron sus ahorros en Interbolsa, una de las entidades captadoras de dineros aparentemente más responsables, al ver que repentinamente el gobierno nacional decidió intervenirla y liquidarla.

Hace más de un año que se venían dando manejos extraños y el Gobierno, a través de la Superintendencia Financiera, no intervino para parar estos hechos dolosos que finalmente llevaron a esta entidad bursátil a la debacle económica.

En gobiernos anteriores se presentaron quiebras y liquidaciones de entidades bancarias por permitir a personas no aptas moralmente captar dineros del público, para después, de la noche a la mañana, informar que estaban quebradas, diciendo “aquí pusimos el dinero y ya no aparece”. La mafia se apoderó de ciertos bancos y la plata de los ahorradores se esfumó. Pero esta es una historia pasada.

El Gobierno empieza a lanzarles salvavidas a estos defraudadores de la opinión pública y ellos, como las serpientes, sigilosamente escurren el bulto y terminan muchas veces en “paraísos fiscales”, disfrutando de esas riquezas mal habidas.

Los que causan estas defraudaciones son delincuentes de cuello blanco y en la Constitución y las leyes que nos rigen están las normas para castigarlos. Y, lo más importante, que devuelvan voluntariamente o mediante medidas penales estos recursos económicos a sus legítimos dueños, ya se traten de personas jurídicas o naturales.

Luis Castellanos García. Bogotá.

De Piedad Bonnett

A mi llegada de México vi el artículo publicado el día 2 de noviembre en El Espectador sobre la obra de teatro que escribí, Algún día nos iremos, y debo decir que me encantó. No es fácil para mí sentir esto, pues cada vez reniego más de los periodistas cuando se ocupan de mis cosas. Esta vez quedé feliz: además, está muy bien escrita.

Gracias.

Piedad Bonnett. Escritora.

 

Envíe sus cartas a [email protected]

 

Dirección web fuente:
http://www.elespectador.com/opinion/interbolsa-columna-386535