ELESPECTADOR.COMImprimir

Fútbol internacional | Lun, 11/26/2012 - 20:37

Descartan infarto cerebral a Miguel Calero

Por: EFE

El dictamen se realizó con base en una tomografía practicada al exportero colombiano.

Miguel Calero, exguardameta del Pachuca mexicano y de la selección de Colombia, está estable y fuera de peligro pero permanece sedado 24 horas después de sufrir una trombosis cerebral, dijo el neurocirujano mexicano Édgar Nathal.

"Calero está estable y es el mejor dato que podemos ofrecer hoy por hoy, en estos momentos está fuera de peligro", apuntó Nathal sobre el exfutbolista que fue ingresado este domingo al hospital por una trombosis cerebral en la arteria carótida interna del lado derecho.

El especialista indicó que conforme a la tomografía más reciente que se le hizo, Calero "no muestra ningún infarto" además de que presenta una evolución satisfactoria.

Precisó que aún no se puede decir si la trombosis le dejará secuelas a Calero y que en los próximos tres días permanecerá sedado y día a día se le hará una tomografía para determinar su estado.

"Estará tres días en la Unidad de Terapia Intensiva, sedado absolutamente y si no aparece ninguna lesión en los estudios que le hagan, se le retirará la sedación y se despertará y lo podremos valorar", apuntó el especialista.

Nathal explicó que tendrán que pasar de tres a cuatro semanas para que se le haga una valoración y que en unos tres meses se someterá a un nuevo estudio para determinar si Calero necesitará o no algún tipo de terapia.

"No se puede verificar en el corto plazo, tendrán que pasar cuatro semanas y a los tres meses se verá el 80 por ciento de la recuperación y se verá si necesita rehabilitación", manifestó el neurocirujano.

Calero sufrió el domingo por la tarde una trombosis cerebral en la carótida y fue trasladado al hospital de la capital mexicana, donde fue sometido a un cateterismo que liberó la arteria de la oclusión que la afectaba.

Dirección web fuente:
http://www.elespectador.com/deportes/futbolinternacional/descartan-infarto-cerebral-miguel-calero-articulo-389275