ELESPECTADOR.COMImprimir

Opinión | Lun, 12/10/2012 - 23:00

Mar

Por: J. William Pearl | Elespectador.com

Indica la última encuesta de Ipsos Napoleón Franco que el Presidente Santos bajó en el desempeño de su gestión hasta un 54%, mientras que un 40% aprobó su gestión.

Si, bajó luego de la pérdida del mar territorial frente a los nicaragüenses. El litigio venía de algún tiempo atrás, siendo ésta una mala herencia para este gobierno. Digo mala por cuanto se perdió mucho mar territorial. Si el fallo nos hubiera sido favorable tanto Santos como los abogados hubieran sido considerados cómo unos héroes. Pero se perdió mar y debemos asumir la merma, así nos duela. Al ser un litigio heredado, muy poco se podía hacer, pues el proceso ya tenía un rumbo y una dinámica.

¿Ante los colombianos quien es el responsable? El presidente de turno; duro el fallo y más aun las consecuencias que trae. Pérdida de territorio y de la popularidad de Santos entre otras cosas, en eso se traduce. Ahora los ex presidentes Betancourt, Gaviria, Samper, Pastrana y Uribe fueron citados por la Comisión de Acusaciones de la Cámara de Representantes que deberá investigar sus actuaciones en ese sentido, la iniciativa proviene de Germán Navas Talero y Telesforo Pedraza quienes pretenden que los ex presidentes respondan por lo sucedido. Lo más seguro es que nada acontezca y que la citación, de ser aprobada, sean citados sin mayores consecuencias. Pastrana, Gaviria y Samper se excusaron de asistir. El año se está acabando y en enero se trataran otros temas.

Existen otros tratados y Colombia tiene muchas cosas más que negociar, como el golfo de Coquibacoa que aún no se pierde. El país puede actuar y hacer algo sobre los litigios que quedan pendientes. Santos ha dicho que se retira del pacto de Bogotá; sí, nos podemos retirar de dicho pacto, lo que importa es el resultado final, es decir, que Colombia no pierda más territorio. Si nos salimos del pacto ahora, tal salida tiene un período de gracia de un año, lo que implica que cualquier demanda que sea recibida dentro de ese periodo surte efecto.

Colombia nunca buscó petróleo en dicha área, pensando tal vez que al proteger la zona marítima y coralina, con los consecuentes retornos a las arcas del estado en caso de encontrarlo. Es bien probable que el nuevo dueño la explote y no la cuide como Colombia lo hizo cuando le pertenecía. La ruina de la biodiversidad y el ecosistema no haría justicia a lo mucho que se cuidó el mar. Al no pertenecernos, nada ya podemos hacer, es decir Colombia mientras pudo la protegió.

El sistema democrático que tenemos cuenta con muchas reglas, a Santos lo afecta, a pesar de no haber tenido velas en ese entierro, fue un problema heredado que tenia que asumir. No es nada fácil, pues una pérdida de mar territorial no se esperaba. Pero bueno, como dijo la Canciller, San Andrés no se perdió aunque hubiera podido perderse, es decir el daño para Colombia hubiera podido ser mucho mayor.

¿ A quién mirarán los colombianos para saber que va a pasar en los años que siguen?

Nota: El padre llano dejó su columna, mucha falta nos hará.

Dirección web fuente:
http://www.elespectador.com/opinion/mar-columna-391760