ELESPECTADOR.COMImprimir

Deportes | Mar, 12/11/2012 - 21:22

Un podio histórico

Por: Redacción Deportiva

Por su presea de oro olímpica, Mariana Pajón fue la mejor de 2012. La acompañaron los demás medallistas en Londres.

“Momentos como éste hacen grande al deporte colombiano”, dijo emocionada la bicicrosista Mariana Pajón rodeada por sus compañeros de podio en la ceremonia del Deportista del Año de El Espectador y Telefónica 2012.

La campeona olímpica, con su humildad característica, admitió que todos los atletas que representaron a Colombia en los Juegos de Londres merecían acompañarla, porque se prepararon de la misma manera y tuvieron los mismos sueños y objetivos.

Como nunca antes, el jurado del concurso decidió que los escalones segundo y tercero del podio fueran compartidos, por los medallistas olímpicos de plata y bronce, respectivamente.

El evento comenzó con un sentido homenaje al recién fallecido exarquero Miguel Calero, cuyas imágenes conmovieron a los asistentes.

Luego comenzó la entrega de los reconocimientos. Primero a Jorge Ovidio González, presidente de la Federación Colombiana de Ciclismo, catalogado como dirigente del año.

Luego, quien fue galardonado fue el técnico de la selección de bicicrós, Germán Medina, mejor entrenador de 2012. Subieron después al escenario varios integrantes del equipo del año, la selección de fútbol sala, cuarta en el Mundial de Tailandia, con el técnico Osmar Fonnegra y el arquero Juan Miguel Lozano a la cabeza.

Llegó el momento para darle un merecido reconocimiento al Independiente Santa Fe, que después de 37 años logró un nuevo título del torneo profesional de fútbol.

La gran sorpresa del evento fue el homenaje que se les hizo a las mamás de los deportistas, las verdaderas artífices de sus exitosas carreras.

Después de ver un conmovedor video en el que cada atleta hablaba de su mamá, varias de ellas pasaron a la tarima para recibir una medalla de oro de parte de sus hijos.

Rigoberto Urán, Mariana Pajón, Moisés Fuentes, Yiliana Hinestroza, Carlos Mario Oquendo y Elkin Serna tuvieron el privilegio de honrar a sus progenitoras. “Gracias por tu apoyo, eres una mamá de oro”, decían las preseas.

La ceremonia avanzó con la entrega de trofeos a los mejores deportistas juveniles: la pesista Yiliana Hinestoza y los ciclistas Jordan Parra y Fernando Gaviria. Con ellos como estandartes, el futuro de nuestro deporte está asegurado.

Pero también hubo tiempo para el pasado. Y por eso se le entregó el premio Vida y Obra al ex boxeador Alfonso Pérez, bronce en los Olímpicos de Múnich 1972.

Otra vez el auditorio se conmovió con el premio al Juego Limpio Guillermo Cano, otorgado al arquero de Millonarios, Luis Delgado, quien se convirtió en imagen de la lucha contra el cáncer de seno y hasta se rapó la cabeza como muestra de apoyo a su esposa, Tatiana García, quien sufre esa enfermedad.

Llegó el momento de Falcao García, nuestro personaje del año, quien envió un mensaje al auditorio. Su distinción fue recibida por Carmenza Zárate, la mamá del goleador.

Quedaba entonces el podio mayor. Al tercer escalón se subieron el taekwondista Óscar Muñoz y el bicicrosista Carlos Mario Oquendo. La judoca Yuri Alvear y la luchadora Jackeline Rentería, también galardonadas, no pudieron asistir.

Baltázar Medina, presidente del Comité Olímpico Colombiano, representó a la saltadora Catherine Ibargüen en el segundo lugar, que compartió con los otros medallistas de plata olímpicos y paralímpicos, Rigoberto Urán, Moisés Fuentes, Elkin Serna y Óscar Figueroa.

Y, finalmente, subió a lo más alto la reina del deporte colombiano, Mariana Pajón, exaltada por nuestra casa editorial desde que tenía 15 años. Fue mejor deportista juvenil y año tras año ascendió en el podio hasta llegar al indiscutido número uno.

Dirección web fuente:
http://www.elespectador.com/deportes/un-podio-historico-articulo-391977