ELESPECTADOR.COMImprimir

Actualidad | Mar, 12/18/2012 - 11:30

Instagram se pasa al 'lado oscuro de la fuerza'

Por: Elespectador.com

La red social pretende ofrecer las fotos de sus usuarios para vender publicidad sin remuneración alguna para estos.

Instagram, la red social de fotografía más popular del momento, introdujo esta semana cambios en sus términos de uso y políticas de privacidad, que incluyen el uso sin remuneración del material de sus usuarios para fines publicitarios. Las modificaciones, que entrarán a regir desde el 16 de enero de 2013, comienzan a levantar una agria polémica acerca del manejo de la información de las personas en línea.

Esta no es una discusión nueva, pero tampoco por eso es menos importante. Cabe recordar que el verdadero valor de Instagram, un servicio con suscripción gratuita, radica en la información que comparten sus usuarios a través de la red.

Bajo esta óptica, el cambio más crítico que aplicará Instagram tiene que ver con la posibilidad de que el material de sus usuarios, sus fotos principalmente, sean incluidas en avisos publicitarios ofrecidos por terceros sin ninguna remuneración para los creadores. “Usted está de acuerdo con que una entidad le pueda pagar a Instagram para desplegar su nombre de usuario, gustos, fotos (incluyendo los metadatos) y/o cualquier acción que usted realice en conexión con contenido pago o patrocinado, además de promociones, sin ninguna remuneración para usted”, dice el documento.

En otro aparte, la compañía también indicó que el contenido pago puede pasar casi desapercibido, o sea, que puede camuflarse dentro del flujo de información normal de la plataforma. “Usted reconoce que no siempre podemos identificar los servicios pagos, el contenido patrocinado y las comunicaciones comerciales como tal”.

“Buena parte de las fotos de Instagram pueden ser basura, pero eso no significa que no tengan valor. Eso es como decir que un compositor amateur, que pone en línea su última creación, no debe quejarse cuando una corporación viene y la incluye en un aviso publicitario sin darle crédito o pagarle”, escribió David Meyer en el portal de tecnología ZDNet acerca de los cambios propuestos por Instagram.

Plataformas como Flickr (la red social de fotografía de Yahoo) ofrecen la opción de licenciar el material con fines de lucro o publicitario del usuario a través de Getty Images.

¿Por qué se realizan estas modificaciones? La razón obvia apunta a la adquisición este año de Instagram por parte de Facebook, una operación avaluada en mil millones de dólares; sí, mil millones de dólares por una empresa que no le cobra a sus usuarios. La jugada, a todas luces, tiene que ver con el refuerzo del modelo de publicidad que, a futuro, alimentará a Instagram.

Facebook, lastimosamente, no es el mejor referente en lo que se refiere a términos de uso y políticas de privacidad. De acuerdo con un informe publicado este año por la Electronic Frontier Foundation (EFF), una organización con sede en San Francisco dedicada a luchar por la privacidad en línea, Facebook obtuvo una de las peores calificaciones en términos de información a las personas cuando exista una demanda por manejo de datos, respuesta a requerimientos gubernamentales de acceso a la información y lucha por los derechos de sus usuarios ante las cortes y el Congreso.

Un corto viaje al pasado. A mediados de 2010, Facebook introdujo nuevos cambios en sus políticas de privacidad y un novedoso esquema para que el usuario controlara de principio a fin qué información quería compartir con los demás. Toda la operación, pensada para el bien de las personas, requería de más de 50 clics (la cuenta, hecha sin contar los errores, fue hecha por el diario ‘The New York Times’).

Para finales del año pasado, un análisis del portal ‘All things D’ (el sitio de tecnología del diario The Wall Street Journal), aseguraba que, para ese momento, cerca de la mitad de las entradas hechas por Mark Zuckerberg (fundador de Facebook) en el blog corporativo de la empresa eran para responder a quejas de sus usuarios; al menos un tercio de estas respuestas tenían que ver con temas de privacidad.

Instagram dejó de ser hace un buen rato una especie de curiosidad de la red, una empresa de garaje, para convertirse en un líder a la hora de compartir imágenes. Para septiembre de este año, la compañía (a través de Zuckerberg) anunció que el servicio había superado los 100 millones de usuarios (en junio de 2012 esta cifra era de 80 millones).

Otro de los cambios propuestos es la posibilidad de compartir información del usuario entre Facebook e Instagram, una herramienta poderosa a la hora de diseñar el aviso preciso para el público preciso, pero que también implica que los datos de las personas circulan más libremente entre más manos, algo que puede no ser del todo beneficioso ni deseable.

En su blog corporativo, la compañía aseguró que “las actualizaciones en las políticas de privacidad le permiten a Instagram funcionar más fácilmente como una parte de Facebook al poder compartir información entre los dos grupos. Esto significa que, entendiendo más cómo se usa Instagram, podemos hacer cosas como combatir más eficientemente el spam, detectar problemas en el sistema más rápidamente y construir mejores herramientas para todos”.

Dirección web fuente:
http://www.elespectador.com/noticias/actualidad/instagram-se-pasa-al-lado-oscuro-de-fuerza-articulo-393063