ELESPECTADOR.COMImprimir

Buen Viaje VIP | Mar, 12/25/2012 - 18:32

Australia, la capital del año nuevo

Por: Redacción Buen Viaje

Más de un millón de personas disfrutarán de un increíble espectáculo de fuegos artificiales.

Aunque queda en uno de los extremos del mundo y para llegar desde el continente americano o europeo hay que realizar un largo viaje, Australia no sólo se ha convertido en un apetecido destino turístico, sino en un lugar deseado por muchos para vivir, pasar la vejez o disfrutar de una temporada estudiando inglés o cursando alguna especialización.

Se calcula que actualmente el país es hogar de gente proveniente de más de 200 países, una situación paradójica si se tiene en cuenta que para comienzos del siglo XX, después de haber declarado su independencia de Gran Bretaña, Australia proclamó una ley que restringía la migración de personas, principalmente provenientes de Europa.

Sin embargo, cuando en el 72 ganó el Partido Laborista, bajo el liderazgo de Gough Whitlan, se abrió paso al multiculturalismo (el 20% de los australianos nacieron en el extranjero y el 40% tienen un origen cultural mixto) y se adoptaron medidas que beneficiaron la calidad de vida de la población y convirtieron a esta nación en una de las más apetecibles para residir.

Por esta época, también es uno de los lugares del planeta más concurridos para celebrar las fiestas decembrinas y darle la bienvenida al nuevo año. El espectáculo de fuegos artificiales de Sídney es famoso. Se calcula que por lo menos un millón de personas se reúnen para disfrutar de este show gratuito y miles lo ven por televisión.

La ciudad de Melbourne no se queda atrás. Además de la pólvora, a lo lardo del río Yarra se realizan festejos callejeros con músicos y artistas. El Federation Square y el paseo de Southgate son otros dos puntos emblemáticos para despedir el año. En Brisbane, una de las grandes urbes de Australia, el primero de enero comienza con una explosión de melodías y luces de colores sobre el río y en los parques de South Bank.

El centro de la ciudad de Perth, en la zona occidental del país, se transforma por estas fechas en una acogedora y alegre zona peatonal, con ambiente muy familiar, restaurantes al aire libre y muestras de arte. El histórico muelle de Hobart es otro gran lugar para festejar y brindar con champaña cuando el reloj marque las doce; al igual que en Canberra, la capital australiana, en donde la celebración incluye picnics en los parques, conciertos gratuitos y juegos pirotécnicos sobre el lago Burley Griffin.

Visitar Australia por esta época es toda una experiencia, sin embargo, cualquier mes del año es perfecto para conocer este país de ambiente relajado y buen clima. Una nación famosa por sus maravillosas playas, canguros, koalas y el Teatro de la Ópera de Sídney, que no deja de sorprender a habitantes y turistas.

 

¿Cómo llegar?

Existen diferentes rutas. Una de las más usuales y ágiles es volar desde Bogotá a Los Ángeles, Estados Unidos, y por medio de Qantas, una aerolínea australiana, llegar al aeropuerto de Kingsford Smith, en la ciudad de Sídney. También se puede arribar al mismo aeropuerto si se viaja desde Santiago de Chile. El trayecto dura en total un día y medio y el tiquete ida y vuelta puede costar entre tres y seis millones de pesos. 

 

 

Dirección web fuente:
http://www.elespectador.com/vivir/buen-viaje-vip/australia-capital-del-ano-nuevo-articulo-394084