ELESPECTADOR.COMImprimir

Cine | Mar, 01/08/2013 - 20:47

"Lo Imposible", más allá de las lágrimas

Por: Luis Carlos Chacón J.

Cuenta la historia de una familia de cinco que logra sobrevivir y encontrarse en medio de la tragedia del tsunami del sudesteste asiático de 2004.

Ir a ver esta cinta es una experiencia donde las lágrimas son las protagonistas. Es difícil no conmoverse con una historia que registra un momento trágico, una de las catástrofes naturales más devastadoras de los últimos tiempos donde hubo más de 186.000 muertos y 42.000 personas desaparecidas.

La película está basada en hechos reales sobre una familia española que fue a pasar sus vacaciones de fin de año a Tailandia. El 26 de diciembre de 2004, el mar se devoró la costa oeste de este país y miles de turistas y locales quedaron atrapados en el caos del tsunami. En medio de esta avalancha esta familia logra reunirse convirtiéndose en una historia de amor y de supervivencia que resulta muy conmovedora.

El director logra generar tensión al punto que el espectador se transporta a los escenarios de la película, se preocupa, entristece y emociona con un reencuentro rodeado por la casualidad.

Pero más allá del enganche emocional (que para los más escépticos puede llegar a resultar “sensiblero”), vale la pena revisar algunos elementos que llaman la atención en “Lo Imposible”.

El despliegue de medios técnicos y efectos especiales hacen que la cinta española no tenga nada que envidiarle a las grandes producciones de Hollywood. Los primeros 45 minutos donde el tsunami llega, tienen un tono bastante realista, de hecho en algunos momentos la cámara da su impresión desde el punto de vista de alguien que está siendo llevado por la corriente de las aguas. Se nota que hubo un presupuesto de treinta millones de euros detrás.

Esta fuerza es complementada con la excelente actuación de Naomi Watts, que conecta con el espectador con impacto. La actriz sangra, agoniza, llora y lucha en medio de su sentimiento de madre. Su interpretación hará parte de varias listas de nominaciones. De hecho, Lo imposible acaba de ser nominada a 14 premios Goya entre los cuales se encuentra el de Watts como mejor actriz principal. Cabe resaltar también la actuación de los niños , sobre todo el actor que hace el papel de Lucas, el hijo mayor.

Después de la primera parte, cuando el espectador entiende que todos los miembros de la familia están vivos, la cinta tiene algunas escenas que son predecibles y otras que para algunos pueden resultar inverosímiles (como el padre que “abandona” a los hijos por ir a buscar al resto de los miembros). En ese momento la historia se pega aún más de la necesidad de tocar las fibras emocionales.

Con lo anterior, no estoy diciendo que la primera mitad sea buena y la segunda mala sino que la producción es impresionante hasta el minuto 45 en medio de una cinta que desde el minuto cuatro hasta el final es un drama que tiene un final feliz.

La narración de la película está hecha a partir de “picos”. La tensión y el suspenso son los hilos conductores de la trama y las escenas registran todos los impactos del drama de esta familia.

Al final, el director logra crear un buen drama, bien actuado, que gracias al “basado en hechos reales” hará que las salas se llenen. De hecho, en España logró batir el récord de la película más taquillera de 2012. Le aseguro que la verá y botará un par de lágrimas.
 

Dirección web fuente:
http://www.elespectador.com/entretenimiento/agenda/cine/imposible-mas-alla-de-lagrimas-articulo-395621