ELESPECTADOR.COMImprimir

Opinión | Mar, 01/08/2013 - 23:00

Cuando igual es peor

Por: Mario Morales | Elespectador.com

Puede que aquí no se hable de hecatombe, como sí lo hizo para la prensa mundial la organización Reporteros sin Fronteras en 2012 (el más mortal desde que se llevan cuentas), o que haya países vecinos con peores indicadores, como México, Brasil o Guatemala. Pero de ahí a hablar de mejoría en las condiciones para el ejercicio periodístico en nuestro país hay un largo trecho.

No sólo porque el balance a noviembre del año pasado era muy parecido a 2011: 123 violaciones a la libertad de expresión con 141 víctimas, según la FLIP. Amén de, por lo menos, tres muertes violentas de reporteros (uno radial, uno comunitario y uno independiente), que están en investigación.

Dice IFEX-ALC que en nuestro medio hay por lo menos 135 comunicadores amenazados, 41 más que el año pasado, aparte de la consabida procesión de presiones judiciales, acciones indirectas y encerronas comerciales.

Y eso que el monitoreo de RSF en otras partes incluye ahora blogueros y “netciudadanos”, o ciudadanos en redes informativas, denominación mejor que esa distorsionada de reporteros ciudadanos. Estamos en mora de hacer esa medición aquí, sobre todo ahora que los medios digitales suman 745, de los cuales 489 tienen producción web propia, 30 son nativos y el 55% periodísticos, según investigación del Centro Ático de la Universidad Javeriana y Consejo de Redacción.

Al año que se fue se le abona el esfuerzo de las organizaciones del Proyecto Antonio Nariño para establecer el índice de libertad de expresión y acceso a la información pública, en el que apenas obtuvimos 50 de 100 puntos posibles, con bajísimos registros en lo atinente a impunidad, 12, y acceso a información, 38 puntos.

Preocupante. Esa conclusión gubernamental de que ahora estamos más seguros que el inmediato pasado no aplica para un gremio como el de la prensa que, en ese sentido, comienza a parecer sobrediagnosticado en tanto que las estadísticas se parecen año tras año, y sin acciones o decisiones que reviertan las tendencias. Periodistas chinos, por ejemplo, optaron por la huelga para combatir la censura...

Dirección web fuente:
http://www.elespectador.com/opinion/cuando-igual-peor-columna-395645