ELESPECTADOR.COMImprimir

Cartas de nuestros lectores | Mar, 01/08/2013 - 23:00

Idea absurda

Por: Elespectador.com

Superingeniosa la idea de Daniel Pacheco para 2013 (El Espectador, “Un remiendo para 2013”, 01/08/13), producto seguramente del guayabo de año nuevo que no le permitió pensar por un segundo en lo que estaba a punto de dejar grabado en piedra: reemplazar los intentos infructuosos por alcanzar la paz en Colombia con unas buenas ambulancias para que los heridos lleguen a tiempo a hospitales y centros de salud y así reducir la tasa de homicidios.

Ciertamente el informe del Wall Street Journal que trae a cuento el columnista para describir lo que ocurre en Estados Unidos y dar respaldo a su brillante idea es bastante interesante y singular. Sin embargo, la extrapolación al conflicto colombiano es absurda, y no solo por las diferencias abismales en materia de infraestructura vial y medios de transporte, siendo generosos y suponiendo que no estemos tan mal de atención médica y servicios de urgencias.

El ejemplo citado por Pacheco sería mucho más pertinente para analizar el caso de Bogotá, donde es muy posible que la disminución de la tasa de homicidios de la que tanto se ufana el alcalde Petro —dada su vergonzosa trayectoria en todo lo demás— responda al mismo fenómeno que se registra en Estados Unidos en general; así, en Bogotá las víctimas de los criminales que apuñalan o disparan por robarse un celular llegan a tiempo al hospital y se salvan gracias a una atención médica oportuna, sin que en realidad haya efecto alguno en la reducción de la tasa de criminalidad y mucho menos en la sensación de inseguridad.

Patricia Ardila. Bogotá.

Trocha de Medellín a Urabá

El pasado diciembre estuve con mi familia de paseo por el Golfo de Urabá, saliendo vía carretera de Medellín.

Aunque probablemente esta no se publica, por “no ser conveniente”, quiero dejar mi enérgica protesta por el lamentable estado, por decir lo menos, en que está esa vía, en el sector desde Cañasgordas a Chigorodó, kilómetros más o menos.

No hay derecho a que exista una trocha en tan lamentables condiciones, el peor camino de herradura que se pueda imaginar; una ofensa y una burla abierta a los antioqueños y Antioquia; una bofetada cínica al espíritu que ha distinguido a los antioqueños en la historia de Colombia. Los señores dirigentes de la Antioquia de hoy, de la mano de la corrupción y la politiquería, cómo permiten que exista esa porquería de vía, impidiendo que Medellín tenga el mar, con todas sus posibilidades turísticas y económicas, a sólo cuatro horas si hubiera una carretera decente al menos. 

Jaime Alejandro Triviño. Bogotá.

Dirección web fuente:
http://www.elespectador.com/impreso/opinion/cartas-de-nuestros-lectores/idea-absurda-articulo-395670