ELESPECTADOR.COMImprimir

Vivir | Jue, 01/10/2013 - 19:35

Las advertencias no escuchadas sobre el hotel del Parque Tayrona

Por: Redacción Vivir

Proyecto ecoturístico Los Ciruelos afectaría uno de los ecosistemas más vulnerables de la zona.

Julia Miranda, directora de Parques Nacionales Naturales, fue la primera en declarar su descontento con la decisión tomada por la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA) de darle vía libre al proyecto ecoturístico Los Ciruelos, en el Parque Tayrona, que estuvo suspendido un año por problemas con dos exploraciones de pozos de agua subterránea en áreas no autorizadas. Miranda fue más allá al denunciar que la entidad que ella representa en el último año le había advertido en dos ocasiones a la ANLA, a través de comunicaciones oficiales, que esta obra sería nefasta para el ecosistema de bosque seco tropical “cuya conservación es crítica y prioritaria para el país”. A estas advertencias la autoridad de licencias continuó con el mismo silencio que ha mantenido desde que estalló el escándalo.

El Espectador conoció una carta que Miranda le hizo llegar ayer a Luz Helena Sarmiento Villamizar, directora general de la ANLA, luego de que se difundiera la noticia por los medios de comunicación, la cual cogió por sorpresa al propio ministro de Ambiente, Juan Gabriel Uribe, quien declaró que “en esa área específica hay que proteger la riqueza ecológica” y dejó por sentado que la viabilidad del proyecto estaba “en duda”.

En la misiva se hace referencia a un concepto técnico del 13 de julio de 2012 y a un oficio del 5 octubre del mismo año a la ANLA, en los que “se menciona que tal como está concebida la Licencia Ambiental, la ejecución de este proyecto va a afectar el ecosistema de bosque seco tropical, cuya conservación es crítica y prioritaria (…) dada su baja representatividad y el alto nivel de afectación que presentan actualmente estos ecosistemas en Colombia. A esta conclusión se llegó basado en el análisis del documento ‘Identificación de Bosques secos en Colombia desde la perspectiva de expertos’, realizado por el Instituto Humboldt y la Universidad ICESI, bajo un convenio con el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible”.

En la misiva Miranda le señala a la directora de la ANLA su “gran preocupación”, porque la resolución por medio de la cual se le levantó la medida preventiva a la empresa Reserva Los Ciruelos S.A.S., “no va acompañada de las medidas necesarias para evitar que el proyecto genere una grave afectación a los objetivos de conservación de este Parque Nacional Natural”.

Para lograr ese objetivo Parques Nacionales le hace tres peticiones enfáticas a la ANLA. Primero que se haga uso de la revocatoria directa de la licencia ambiental “para evitar que con las actividades autorizadas se pueda generar un daño inadmisible e irreversible al Parque Nacional Natural Tayrona”; segundo que se sancione “de manera ejemplar el incumplimiento de la licencia ambiental otorgada (a empresa Reserva Los Ciruelos S.A.S), dada la intervención de las zonas de exclusión en un Parque Nacional Natural”, es decir, que se castigue a la compañía por las irregularidades presentadas en la exploración de los pozos de aguas subterráneas, y tercero que modifiquen las condiciones de la licencia ambiental “dada la naturaleza preventiva de la misma, buscando prevenir y evitar la generación de daños inadmisibles al área protegida”.

Estos conceptos de Parques Nacionales toman fuerza si se tienen en cuenta las declaraciones del ministro Uribe, quien le pidió a esta entidad que emita “un concepto jurídico único para actuar en defensa del ecosistema” del bosque seco tropical que existe en la zona dispuesta para la construcción del hotel. Y concluyó que ese “concepto que emita Parques Nacionales Naturales es vinculante para que la ANLA puede actuar en correspondencia para definir el futuro de la Licencia Ambiental, a la cual le dio vía libre el 27 de diciembre pasado”.

Ante la polémica que desató la decisión de la ANLA Juan Rafael Hurtado, representante legal de Los Ciruelos, le dijo a El Espectador que en el momento el que le fue entregada la licencia al proyecto (el 3 de abril de 2009) Parques Nacionales “dio concepto favorable y afirmó que había compatibilidad entre Los Ciruelos y el Plan de Manejo del Parque Tayrona”. E insistió en que se trata de “un proyecto de ecoturismo sostenible, diseñado bajo las normas vigentes para desarrollos de este tipo en los Parque Nacionales”.

Dirección web fuente:
http://www.elespectador.com/noticias/actualidad/vivir/advertencias-no-escuchadas-sobre-el-hotel-del-parque-ta-articulo-395982