ELESPECTADOR.COMImprimir

Opinión | Jue, 01/10/2013 - 23:00

Los ricos también lloran

Por: Patricia Lara Salive | Elespectador.com

A propósito del último Barómetro Global de Felicidad, realizado por WIN-Gallup International, según el cual el índice de los colombianos es el mejor del mundo (75%), seguido del de los brasileños (74%) —para no hablar del récord mundial que baten los barranquilleros, quienes ostentan un indicador de felicidad del 83%—, me puse a indagar qué dicen los colombianos que los hace felices.

Encontré que la mayoría siente que lo que mayor felicidad les proporciona es conversar con sus hijos. Así lo establece otra encuesta que el año pasado hizo el mismo Centro Nacional de Consultoría, empresa que en Colombia acaba de realizar las preguntas del Barómetro Global de Felicidad.

Y es que, indudablemente, sostener conversaciones gratas y enriquecedoras hace a la gente feliz, especialmente si se tienen con quienes más se quiere. Por ello es que el escritor Ricardo Silva, en ese cautivante párrafo de apertura de su última novela, Érase una vez en Colombia, libro que cuenta dos historias, una del conflicto armado y otra, la del amor entre Benjamín y Martina, pone en boca de este personaje su frase prodigiosa:

“¿Le digo qué quiero yo, Benjamín? ¿Le digo de frente qué quiero? Una conversación que dure toda la vida”.

¡Y eso es lo que creo yo que queremos todos! ¡Es que ahí, en el buen diálogo, sin lugar a dudas, y no en la riqueza ni en el poder, es donde se encuentra la felicidad!

Varias otras cosas interesantes se vislumbran al analizar los demás resultados de ese Barómetro:

1. Que Latinoamérica, donde a la gente es alegre, le gusta conversar y el núcleo familiar es muy fuerte, es la región más feliz, con un índice del 71%, situado muy por encima del promedio mundial del 40%.

2. Que los países ricos no son felices: su índice se sitúa por debajo del promedio: Estados Unidos tiene un indicador de felicidad del 34%, Alemania del 37%, Francia del 36%, China del 29% y Reino Unido del 27%. Y el Grupo de los Siete, compuesto por los más ricos del mundo (EE.UU., Canadá, Alemania, Francia, Reino Unido, Italia y Japón), apenas presenta un índice promedio de felicidad del 35%, mientras que el de África es del 41%.

3. Que el mundo árabe no parece feliz: su índice es del 29%, quizás debido al maltrato y a la discriminación que sufre la mujer. E Irak es el país menos feliz del mundo, con un indicador del 5%.

4. Que los menores de 30 años y los mayores de 65 son los más felices.

5. Que si bien en el mundo son un poco menos felices quienes tienen ingresos mensuales bajos y medios bajos (47% dice serlo), los que disponen de un ingreso medio no son significativamente más felices (57%) y los que lo tienen alto y medio alto son casi tan felices como los anteriores (59%).

En resumen, se concluye que no es el dinero, pero sí la posibilidad de conversar, y de reír y de bailar, como tan bien lo hacen los barranquilleros, lo que da felicidad.

Es que el pisar esa tierra desaparece el mal genio... Por eso siempre he dicho que donde quiero vivir es en Barranquilla...

A la columnista Aura Lucía Mera, directora de Colcultura antes de que se volviera ministerio, auténtica, vital, mamá, niña, abuela, loca y cuerda al mismo tiempo, amiga ante todo, sus hijos acaban de celebrarle en Cali sus primeros 70 años, con una bonita fiesta en la que nadie sobraba… Fueuna reunión repleta de corazón... ¡Qué lindo ver que alguien pueda generar tanta alegría y tanto amor! ¡Que cumplas por lo menos 70 años más,querida Aura Lu!

Dirección web fuente:
http://www.elespectador.com/opinion/los-ricos-tambien-lloran-columna-396003