ELESPECTADOR.COMImprimir

Opinión | Sab, 01/12/2013 - 23:00

'La responsabilidad del pensar'

Por: Rodrigo Uprimny | Elespectador.com

Así se titula un valioso libro compilado por Alfredo Rocha y publicado en 2008, que recoge 21 textos de reconocidos académicos que escribieron para rendir homenaje a Guillermo Hoyos Vásquez, uno de los filósofos más destacados de Colombia, infortunadamente fallecido la semana pasada.

Ese hermoso título expresa muy bien la filosofía y el talante personal del profesor Hoyos, quien, al comentar ese libro en su honor, concluyó que él mismo no hubiera podido elegir otro título que expresara mejor la evolución de su pensamiento y su concepción acerca de lo que puede significar hacer filosofía hoy en Colombia.

Esta “responsabilidad del pensar” se expresó al menos en cuatro dimensiones de su ejemplar trayectoria.

Primero, fue un esfuerzo por pensar bien, en el sentido de abordar con rigor académico los problemas. Y así lo hizo el profesor Hoyos, como lo demuestran no sólo sus numerosos artículos en revistas indexadas sino los múltiples reconocimientos que recibió por su excelencia académica. Un solo ejemplo: Hoyos hizo parte del selecto comité académico que coordinó la publicación de la Enciclopedia iberoamericana de filosofía, que ha sido uno de los proyectos editoriales más audaces que se han hecho en habla española en las últimas décadas, pues implicó la osadía, como decía el propio Hoyos, de pensar filosóficamente en español y teniendo en cuenta nuestras realidades.

Segundo, es un esfuerzo por enseñar a otros a pensar bien. Y Hoyos fue un notable profesor que recibió los máximos reconocimientos por su labor docente en la Universidad Nacional. Además, con sus escritos nos formó en filosofía a muchos de quienes no pudimos asistir a sus clases. Por ejemplo, fue el mejor divulgador en Colombia y América Latina de las tesis del filósofo alemán Jürgen Habermas.

Tercero, es un esfuerzo porque el pensar sea responsable, en el sentido de que no sea solitario sino, como él enfatizaba, un pensar en público, que responda a las exigencias de nuestros dramáticos problemas. Y creo que pocos en Colombia como Guillermo Hoyos asumieron con pasión la tarea de llevar la filosofía desde las aulas a la discusión pública para abordar temas esenciales, como la paz, la formación ética de los ciudadanos o la responsabilidad de los medios de comunicación, por sólo citar algunos de los campos en donde intervino activamente, como filósofo y como ciudadano.

Finalmente, es un esfuerzo por responder por aquello que uno piensa. Y así lo hizo el profesor Hoyos asumiendo las consecuencias de sus planteamientos y participando en labores complejas, cuando consideraba que correspondían a sus convicciones morales. Un ejemplo: su acompañamiento, al lado de las víctimas, a la búsqueda de una solución en el sistema interamericano de ese horror que fue el genocidio de la Unión Patriótica.

El profesor Hoyos usó entonces su erudición filosófica para pensar los problemas de Colombia y para deliberar públicamente en torno a ellos. Y por eso fue ejemplar: si Platón añoraba al rey filósofo, nosotros con el profesor Hoyos tuvimos algo más democrático y valioso: el ciudadano filósofo. Nos quedan sus obras, pero lo extrañaremos.

Dirección web fuente:
http://www.elespectador.com/opinion/responsabilidad-del-pensar-columna-396279