ELESPECTADOR.COMImprimir

Vivir | Vie, 01/18/2013 - 22:00

El enredo de los títulos de Santurbán

Por: Viviana Londoño Calle

Pese a que el Minminas insiste en que algunos de ellos podrían continuar en el Parque Regional, la ANLA y la corporación autónoma de la zona aseguran que no tienen licencia ambiental y que no se entregarán permisos.

La respuesta del ministro de Minas y Energía, Federico Renjifo, acerca del destino que tendrán los títulos mineros que quedaron incluidos en el Parque Natural Regional Santurbán ha sido la misma en los últimos días: sólo podrán continuar los que tengan licencia ambiental.

Bajo esa perspectiva, no quedaría más alternativa que respetar los títulos que ya tienen este aval y esperar a que se acabe su concesión. Sin embargo, tanto la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA) como la Corporación Autónoma Regional para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga (CDMB) han insistido en que ninguna de las dos ha otorgado licencias ambientales en el área del parque. Si son las únicas entidades que pueden dar este tipo de permisos en la zona, ¿por qué se sigue hablando de que existen empresas con licencia?

El Espectador conoció un listado en el que se está basando el Gobierno y en él algunas mineras aparecen realizando actividades que requieren licencia. Según el registro, 25 títulos quedaron dentro del polígono del parque. De estos, seis ya están en construcción y montaje (cinco de ellos son de Eco Oro, antigua Greystar) y seis más están en etapa de explotación (tres de Eco Oro). El Código de Minas señala que para las etapas de montaje y construcción de la mina, así como para la explotación de la misma, es necesaria la licencia ambiental (ver recuadro). En pocas palabras, se deduce que si están en estas fases del proceso es porque ya adelantaron los trámites y obtuvieron la licencia ambiental. En total, serían 12 los títulos que podrían seguir adelante, según lo anunciado por el Gobierno.

Pero según Ludwing Arley Anaya, director de la CDMB, “ninguno de los títulos cuenta con un plan de manejo ambiental y mucho menos con una licencia ambiental. Además, en la zona no se ha empezado ninguna actividad de explotación”. A su versión se suma la de la ANLA: “En lo que respecta al páramo de Santurbán, esta Autoridad no ha otorgado ninguna licencia ambiental para proyectos mineros en esta zona. Asimismo, en este momento no existe ningún trámite de licenciamiento ambiental en la misma”.

Claramente, algo no concuerda: si ninguno tiene licencia ambiental, ¿por qué dentro de los registros del Gobierno aparecen como si efectivamente ya estuvieran explotando? En el peor de los escenarios, esto indicaría que, por lo menos en el papel, estas empresas mineras estarían explotando oro en el páramo sin tener licencia ambiental, como lo exige la ley.

Aunque Renjifo desconoce el motivo de esta confusión, le dijo a este diario que las mineras que aparecen como si estuvieran en estas etapas “deben tener la licencia ambiental, y si no es así, lo están haciendo de forma ilegal”.

El Espectador consultó además a la minera Eco Oro para que explicara en qué etapa están sus títulos. No obstante, al cierre de esta edición no había enviado ninguna respuesta. Lo que sí dijo la minera a través de un comunicado fue que “en la medida en que la compañía no pueda hacer uso de estos activos, buscará la debida y razonable forma de compensación”. Así concluyó después de señalar que 6.394 hectáreas de títulos mineros de la empresa quedaron dentro de los límites del parque.

¿Quién tiene la razón? Sólo con las copias de las licencias ambientales, las mineras podrán demostrar que efectivamente adelantaron el trámite. Pero aun así sus posibilidades de continuar en el páramo serían mínimas. Y ello debido a hay un ingrediente adicional que pocos han tenido en cuenta: desde 1977 no se permite ninguna actividad minera en los Parques Naturales Nacionales. Desde 2010, de acuerdo con un fallo de la Corte Constitucional, las mismas prohibiciones aplican para los Parques Regionales. Para el experto en derecho ambiental Rodrigo Negrete, esto deja sin efecto las licencias otorgadas y habría que revocarlas, porque prima el derecho colectivo al ambiente sano. Además reconoce que seguramente se vendrán demandas.

Por ahora el director de la CDMB es enfático en su posición: “Ninguno de los títulos del parque tiene licencia y tenemos muy claro que tampoco se las vamos a otorgar”. El mismo ministro Renjifo lo reconoce: “Si no tienen licencia, no hay nada que hacer”.

Dirección web fuente:
http://www.elespectador.com/vivir/el-enredo-de-los-titulos-de-santurban-articulo-397447