ELESPECTADOR.COMImprimir

Buen Viaje VIP | Mar, 01/29/2013 - 21:20

La movida neoyorquina en Bogotá

Por: Liliana López Sorzano

Algunas de las más recientes aperturas de restaurantes que han puesto un trozo de la Gran Manzana en la capital.

No existe otra capital en el mundo en la que literalmente se pueda comer una arepa como en Caracas, un sushi como en Tokio, una pizza como en Nápoles o un curry como en Nueva Delhi. Un puñado de culturas cohabitan en Nueva York y, como consecuencia natural, las culinarias del mundo están presentes en esta urbe en clave de manteles blancos, en barras exclusivas, en camiones ambulantes, en lugares hiperproducidos o en íntimos y sencillos ambientes.

Las direcciones son tan célebres como secretas. Cada semana varios restaurantes abren sus fogones para sumar una opción más. Ya fuera arriba en el elegante y sobrio barrio del Upper West en Manhattan o en el relajado y descomplicado Brooklyn. Las opciones son infinitas en cuanto a culinaria, diseño y capacidad en el bolsillo.

No es extraño, entonces, que la industria creciente de los restaurantes capitalinos se inspire en Nueva York, ciudad donde cualquier cosa es posible. Estas son algunas de las más recientes aperturas que han puesto un trozo de la Gran Manzana en Bogotá.

LA FAMA

Para chuparse los dedos. Esa sería una de las consignas de este BBQ sureño, en el que los hornos especiales de ahumado y de lenta cocción dejan el cuchillo desprovisto de su función para las carnes. Es tal la suavidad y la ternura de sus cortes, morillo, pecho y costillitas, que los cuchillos se tornan innecesarios.

Un grupo de jóvenes empresarios emprendieron un tour por Texas buscando los mejores BBQ de la región. Pero fue sólo cuando llegaron a Brooklyn, en Nueva York, que se encontraron con Steve Haritopoulos, un chef graduado del French Culinary Institute de Nueva York, quien lleva a cuestas más de 20 años de experiencia en los asados americanos. Haritopolous visitó Bogotá, les explicó a los proveedores cómo tenían que ser los cortes, instaló los hornos y capacitó al personal en los ahumados y en los tiempos de cocción. No es un lugar para vegetarianos.

La Fama Babercue es para comer carne en un ambiente relajado y familiar. Convirtieron una antigua bodega en un patio en el que la marquesina tiene paneles solares que suplen la energía para las neveras y las aguas lluvias son recolectadas para el uso del baño. En vez de montar un jardín vertical, que ya ha sido explorado en múltiples restaurantes bogotanos, el arquitecto Santiago Muñoz recogió matas campesinas, en materas de latas de Pintuco o de llantas para decorar el lugar. Las puertas son recicladas, los enchapes son de segunda y por la noche los bombillitos con luz dismerizada le dan un ambiente cálido al lugar.
Calle 65 bis N° 2-85. Entre 4ª y 5ª. Tel.: 644 7766.

UPPER SIDE

Influencias judías, italianas y americanas confluyen en la carta de Upper Side, que incluye entre otros la clásica hamburguesa norteamericana, pizzeta de langosta o unos tortellinis de espinaca y ricota con mantequilla de salvia, propios de la región de Emilia, en Italia.
Upper Side no está pensado solo como un restaurante. Inspirado en los locales de la Gran Manzana, los dueños, Aileen Sasson y Javier Coria, pensaron en un lugar que combinara buena música, coctelería y una amplia selección de destilados para que la gente tenga una experiencia completa que no sólo incluya comer bien, sino poder quedarse toda la noche como tantos locales neoyorquinos.
Cra. 13 N° 81-24. Piso 4. Tel.: 530 4490 .

NN

En los tiempos de la prohibición del alcohol en Estados Unidos se hicieron célebres los bares clandestinos. A muchos se les denominó speakeasy bars, es decir, para hablar a voz baja. Generalmente eran lugares pequeños que albergaban a un máximo de 20 personas para no llamar la atención y la entrada de muchos de ellos se hacía por una peluquería, una tienda o un local ajeno para despistar a los prohibicionistas. Ese tipo de lugares siguen existiendo en Nueva York y, de hecho, se han vuelto una tendencia. Siguiendo el mismo concepto, Mauricio Manzini y Gerónimo Basile, reconocidos por su montaje de bares y restaurantes, crearon NN . La entrada al bar restaurante se hace por una tienda de diseño llamada Miss Elania. La gente ingresa por la cocina, sube al segundo piso y se topa con una de las barras de bar más bonitas de la ciudad. Allí podrá encontrar una excelente carta de cocteles.
Calle 71 N° 5-65 .

GORDO, BROOKLYN BAR & RESTAURANT

El barrio neoyorquino de Brooklyn fue punto de partida para la creación de este bar restaurante, pensado para adultos, con música que se aleja de la corriente radial y con comida americana para acompañar destilados y cocteles. Estos últimos tienen un protagonismo especial, pues la carta fue diseñada por Mayur Subbarao, un reconocido bartender neoyorquino y la de comidas por Daniel Castaño, el chef de Julia y Emilia Romagna en Bogotá. La hamburguesa está dando mucho de qué hablar, tanto así que muchos la consideren una de las mejores de Bogotá. Recomendados los cubitos de cerdo apanados (Pork Belly Tarts), las alcachofas con alioli y el sándwich de tres quesos y aceite de trufa. Carrera 5 N° 66-84.  Tel.: 345 5769.

Dirección web fuente:
http://www.elespectador.com/vivir/buen-viaje-vip/movida-neoyorquina-bogota-articulo-401845