ELESPECTADOR.COMImprimir

Opinión | Sab, 02/02/2013 - 23:00

El olvidado

Por: Harry Sasson | Elespectador.com

Versátil pero al mismo tiempo desconocida, esta hortaliza tiene variados usos.

El hinojo es, paradójicamente, uno de los alimentos más versátiles y al mismo tiempo uno de los más desconocidos. Sus tallos y hojas se utilizan como hierba aromática, las semillas como especia y el bulbo como hortaliza. Las semillas secas son muy aromáticas, un tanto anisadas, y quedan de maravilla con pescados; las hojas tienen un sabor delicado, cercano al del eneldo, y el bulbo es crocante y se puede preparar salteado, al vapor, braseado o a la parrilla. En las cocinas mediterráneas se utilizan las hojas y los bulbos cocidos o crudos, en ensaladas, pastas y risottos.De hecho, las semillas de hinojo se usan para dar sabor a las famosas salchichas italianas. Al otro lado del mundo, en países como India, China, Pakistán, Afganistán e Irán, las semillas de hinojo son ampliamente utilizadas y hacen parte de mezclas de especias tan frecuentes en Asia como el curry y las cinco especias chinas. En España el hinojo es ingrediente invariable de las famosas berenjenas de Almagro, de las castañas otoñales de Galicia y de los encurtidos de Andalucía. Y en Alemania suele servirse en ensaladas con aguacate o como una guarnición caliente. A pesar de su versatilidad, he notado que no son muchos los que saben utilizarlo y disfrutarlo.

A mí me encanta, y por eso tengo en el menú de mi restaurante una ensalada muy fresca de hinojo con apio, limón y parmesano; y para que se animen a probarlo, les dejo esta receta de bulbo de hinojo braseado, que quedará perfecto como acompañamiento caliente.

Ingredientes

3 a 4 bulbos de hinojo cortados en octavos, 2 cucharadas de aceite de oliva, 2 cucharadas de mantequilla, 1 taza de jugo de naranja, Sal y pimienta.

Preparación

En una sartén con el aceite de oliva dore el hinojo hasta que tome un poco de color. Agregue la mantequilla y el jugo de naranja, sazone con sal y lleve al horno precalentado a 350°F durante 25 minutos, puede ser cubierto o descubierto. Al final rectifique el punto de sal y sirva bañando con los jugos de la cocción.

Dirección web fuente:
http://www.elespectador.com/opinion/el-olvidado-columna-402548