ELESPECTADOR.COMImprimir

Opinión | Sab, 02/02/2013 - 23:00

El caos de la contralora pródiga

Por: Ramiro Bejarano Guzmán | Elespectador.com

¿Por qué la Contraloría (CGR), que tenía un proyecto de una alianza público-privada para construir una sede conjunta con Supernotariado, decidió que era mejor arrendar un inmueble en el Centro Comercial Estación II por $2.515’982.464 mensuales? ¿Fue una ayudita a quienes tenían dificultades para arrendarlo? La consecuencia es que en dos años la CGR seguirá sin sede propia, habiendo podido quedarse en el edificio viejo y abonar los $60.000 millones que tendrá que pagar de arriendo para la construcción de un lugar suyo.

¿Por qué si la propuesta de los arrendadores era cobrar $73.700 con IVA por cada metro cuadrado, el contrato se firmó por $84.361? Esa diferencia le está costando al erario $317 millones mensuales. Y como si fuera poco, la empresa arrendadora del fastuoso edificio donde la contralora da rienda suelta a sus sueños napoleónicos, no fue el Banco de Occidente, propietario, sino Proyectos y Desarrollos I S.A, sociedad que registra un exiguo capital de $230 millones. Eso no tendría importancia si no fuera porque la cláusula penal pactada a cargo de la CGR fue por $7.500 millones, mientras que la prevista en el evento de que incumpla la arrendadora es apenas de $660 millones.

La contralora alega que la nómina paralela que montó se justificaba para controlar el gasto de los recursos para enfrentar la ola invernal. Falso. Lo que no ha hecho es controlar, pues nadie en la CGR ha advertido que para invertir esos recursos es necesaria una declaración previa de emergencia invernal a partir de la cual se diseñe cuándo, dónde y en qué forma se gastarán esos dineros. Como se omitió este requisito, la Unidad Nacional de Gestión de Riesgos ha gastado sin ninguna planificación, lo que es ilegal. ¿Dónde estaban los flamantes funcionarios de la CGR y el amanuense auditor general de la Nación, quien en público anuncia investigaciones que en privado promete serán cerradas a conveniencia de quien lo puso en ese empleo: la misma contralora que él audita?

La gran reforma de la planta de la CGR ha consistido en aumentar a 200 los directivos, que eran 100. En los departamentos, en vez de un gerente, como antes, hay tres, curiosamente cada uno de un grupo político diferente, con lo cual todos encontraron la fórmula de hacerse pasito y que nada se sepa, porque nada se investiga.

Los procesos fiscales que promueve la Contraloría tampoco avanzan, como ocurre con los iniciados al IDU (Nule), INCO, AIS, en los que proliferan nulidades y desembargos. La razón de este desastre radica en que la Morelli creó una especie de cuerpo élite de contralores sectoriales para que adelanten las actuaciones, que no conocen del control fiscal ni las formas propias de los juicios.

En efecto, según la página web de la CGR hay procesos de responsabilidad fiscal por $3 billones 944.000 millones, de los cuales se fallaron responsabilidades por $84.636 millones. El recaudo efectivo coactivo entre junio de 2011 y junio de 2012 fue de $20.791 millones. Esto significa que apenas se recauda cada año el 0,5% del valor de los procesos. A ese ritmo, para recuperar el monto de todos los procesos se necesitarían 189 años.

También entre junio de 2011 a junio de 2012 se abrieron 1.031 procesos de responsabilidad fiscal por $1 billón 426.000 millones, y se fallaron 322 por los $84.636 millones anotados. Es decir, los procesos se están acumulando en número y cuantía, pues la CGR gasta 22 veces el valor que dice recuperar.

En lo único que ha acertado la Morelli es en tejer una cuidadosa red mediática que le aplaude todos los embargos que luego tiene que revocar en silencio por ilegales y arbitrarios. Esa camarilla informativa también oculta el talante politiquero y clientelista de una contralora que habilidosamente esconde su propia basura en los tapetes suntuosos que pagamos todos los colombianos.

Y una cosa más, señora contralora, no soy intimidable, ni extorsionable. Pregúntele a su cómplice en persecuciones indebidas, Alejandro Ordóñez.

Adenda. Bienvenida la película Operación E.

Dirección web fuente:
http://www.elespectador.com/opinion/el-caos-de-contralora-prodiga-columna-402563