ELESPECTADOR.COMImprimir

Editorial | Dom, 02/10/2013 - 23:00

Las crisis de España

Por: Elespectador.com

España, la madre patria, continúa inmersa en varias crisis simultáneas que comenzaron con la debacle económica.

A los altos niveles de desempleo, los recortes en programas sociales, el empobrecimiento de la población, las movilizaciones en contra del Gobierno y el desprestigio de la clase política, se suma ahora un gran escándalo de aparente corrupción que apunta a la cúpula del Partido Popular (PP), en el poder. El viacrucis recién comienza y la crisis política aumenta.

El tema, destapado por el diario El País, ha venido creciendo con el paso de los días. Comenzó como un caso de doble contabilidad en el PP para pagar sobresueldos, por debajo de cuerda y del fisco, a los altos funcionarios del partido. Luis Bárcenas, quien gerenció el partido y manejó las finanzas de los populares, aparentemente llevó un cuaderno en el que anotaba de su puño y letra el dinero que recibía de distintas empresas y que luego se entregaba a la dirigencia para lograr, al parecer, que estos pudieran evadir impuestos por las cantidades recibidas. Bárcenas, a quien se le ha podido comprobar que posee inversiones y cuentas millonarias fuera de España, ha negado hasta el momento el asunto y dice que todo es falso, comenzando por el cuaderno de la contabilidad paralela en el que figuran, entre otros, el propio presidente, Mariano Rajoy.

Una vez hecha pública la denuncia se ha venido desgranando una gran cantidad de acontecimientos que corroboran la veracidad de la implicación de Bárcenas en un hecho ilícito, aunque no necesariamente la de las personas cuyos nombres aparecen en el listado mencionado, valga la precisión. La Fiscalía Anticorrupción, ante la contundencia de las pruebas, tomó cartas en el asunto y ya ha recibido la declaración del extesorero, así como de otras personas.

¿Por qué se da credibilidad a las denuncias periodísticas, si sus principales implicados niegan los hechos o, al menos, la mayor parte de los mismos? Precisamente porque ante la información del diario madrileño han aparecido al menos seis personas de entre las mencionadas que reconocen que lo que aparece en el cuaderno alterno de las finanzas es cierto. Otras muchas han manifestado su negativa. Desde esta perspectiva, el primero en declarar fue Bárcenas, quien despierta todo tipo de suspicacias al haberse comprobado, según El País, que poseía una cuenta en Suiza que llegó a tener saldos de hasta 22 millones de euros. También se encontró en dicho país una segunda cuenta de la cual pudo haber “legalizado” el dinero en España a través de una amnistía fiscal que adelantó el actual gobierno.

Con este panorama sobre la mesa, la mayoría de la opinión pública ha manifestado su gran indignación y exige una investigación pronta y transparente, a la par que crece el número de personas, comenzando por el principal partido de oposición, el PSOE, que piden la renuncia de Rajoy. Éste, para completar, no ha contribuido a despejar el panorama al decir unos días atrás que “todo lo referido a mí y mis compañeros no es cierto, salvo alguna cosa publicada”. Hay, pues, demasiadas coincidencias dentro de lo denunciado hasta ahora como para que la suspicacia dé paso a acusaciones directas. Entre ellas, la principal es que los aportantes son empresas constructoras, como en otro sonado caso de corrupción que sacudió al PP, el Gürtel, que ha terminado por salpicar ahora a la ministra de Sanidad, Ana Mato.

El efecto interno ha sido el de un terremoto en medio de la crisis, lo que aumenta la desconfianza en el Gobierno, y en los políticos en general, y por lo que se espera que actúen las instituciones con prontitud. En el plano internacional ya hay repercusiones económicas con efectos negativos en la deuda del país ibérico al disparar los bonos españoles.

Dirección web fuente:
http://www.elespectador.com/opinion/editorial/crisis-de-espana-articulo-404067