ELESPECTADOR.COMImprimir

Cartas de nuestros lectores | Dom, 02/10/2013 - 23:00

Atraer cerebros fugados

Por: Elespectador.com

La sección Un chat con... de la edición del pasado viernes 8 de febrero desarrolla una entrevista con Antonio Copete Villa, un joven colombiano brillante por su capacidad intelectual, por su dedicación a la ciencia y a la investigación.

De él se debería saber mucho más: su origen, por ejemplo, o cómo logró ubicarse en el Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics. Esto serviría de modelo para otros jóvenes colombianos con aspiraciones. En la siguiente edición de El Espectador, el excelente columnista Mauricio García Villegas titula su columna “Nacionalismo y educación”. Define lo que ocurre y ha ocurrido siempre en Colombia por culpa del orgullo y la insolencia. Compara la indignación recientemente estimulada por los políticos sobre el fallo de la Corte Internacional de Justicia en relación a San Andres y la absoluta inactividad en referencia a la triste situación de la educación en nuestro país, similar a la situación de la salud. Triste discriminación entre las clases sociales. La superación lograda por los jóvenes brillantes de las clases menos favorecidas debería ser modelo de resaltar en nuestro país, como lo hizo su periódico, ya en dos ocasiones, con el joven físico del Instituto Tecnológico de Massachusetts. Los jóvenes ricos en nuestra estratificada sociedad, en cambio, tienen su futuro organizado, ya están destinados a ser senadores, jefes de los partidos políticos y delfines herederos del poder. Se necesita entonces una interpelación a las élites. Antonio Copete Villa afirma que hay que atraer a cerebros fugados. Es cierto. Es necesario para impulsar la investigación como motor fundamental para el desarrollo. Sin embargo, este programa de repatriación no se efectúa en nuestro país. En muy pocas ocasiones se intentó: una en 1970 y la última en 1981. Sin embargo, no hubo una organización seria y perdurable. No se mantuvo y, de esta manera, los pocos que aceptaron regresar al país no encontraron los alicientes para permanecer y desarrollar todo su potencial. Es importante que la opinión pública se entere de esta necesidad. Que no se prolongue esta realidad.

Héctor Chamorro Revelo. Bogotá.

Envíe sus cartas a lector@elespectador.com

 

Dirección web fuente:
http://www.elespectador.com/impreso/opinion/cartas-de-nuestros-lectores/atraer-cerebros-fugados-articulo-404077