ELESPECTADOR.COMImprimir

Opinión | Mar, 02/12/2013 - 23:00

Paz fragmentada

Por: Aldo Cívico | Elespectador.com

Más que un discurso coherentes, la vida es un arreglo de fragmentos contradictorios.

Así es esta columna: un collage de notas desordenadas que tomé en estos días, mientras prestaba atención a los gritos, insultos, pronunciamientos y hechos que se dan alrededor de las oportunidades de paz y la continuación de la guerra en Colombia.

Fragmento N.º 1. A un amigo, cuya familia sufrió múltiples secuestros por parte de las Farc, le pregunté cómo fue para él la primera vez que tuvo la oportunidad de sentarse cara a cara con unos guerrilleros desmovilizados. Confesó que el miedo casi lo paralizó, pero cuando los miró a los ojos, se llevó una gran sorpresa: “Descubrí que eran colombianos como yo. Que mamaban gallo como cualquiera. Nunca se me había ocurrido”. No es una sorpresa cualquiera: en esta capacidad de dejarse sorprender está radicada la posibilidad de pasar de lo inhumano a lo humano.

Fragmento N.º 2. Hay muchos gritos que se levantan al cielo en contra del proceso de paz con las Farc. Hay muchos preocupados de que la paz sea sinónimo de impunidad y de olvido de las atrocidades de la guerrilla. Muchos de estos que gritan son los mismos que durante el proceso con los paramilitares me decían que la reconciliación no es memoria sino olvido, que en Colombia no hay que recordar sino que hay que borrar la memoria.

Fragmento N.º 3. Reconciliación no es olvido. Es atreverse a mirar al abismo de la verdad reprimida, traumática e insoportable encajada en el corazón de nuestra humanidad y en la cultura de un pueblo.

Fragmento N.º 4. El Gobierno y las Farc decidieron sentarse a la mesa en medio del conflicto, sin parar la violencia. El Eln, para pedir un puesto en la mesa, secuestra colombianos y extranjeros. Hasta que la decisión de dejar la violencia no sea tomada, el proceso de paz no es más que la continuación de la guerra por otros medios.

Fragmento N.º 5. Invirtiendo la definición de guerra de Clausewitz, Michel Foucault escribió que la política es la continuación de la guerra por otros medios. Así podemos interpretar las publicaciones de fotos de policías asesinados por las Farc: la política como guerra.

Fragmento N.º 6. Lacan escribía que la mediación es el discurso que une el sujeto con el otro, que establece un vínculo, una identificación, la comprensión. El producto de la mediación es una verdad que surge como una realidad tercera y nueva entre los sujetos. La paz es esta verdad que emerge, cuando dos enemigos dejan el autismo y el monólogo de la violencia, y en lugar de negarse se reconocen.

Fragmento N.º 7. Me escribió un ex niño soldado de las Farc. Terminó con éxito su bachillerato, trabaja en un hotel, y acaba de matricularse en la universidad (“por mis propios medios”, escribe con orgullo). Estuvo en la guerrilla durante siete años, pasando allí su niñez y parte de su adolescencia. Se desmovilizó cuando tenía 15 años. El proceso de reintegración no fue fácil. A veces, la tentación de volver a lo conocido fue fuerte. En la foto del grado que me envió su sonrisa es amplia y luminosa: es la sonrisa de la victoria.

Dirección web fuente:
http://www.elespectador.com/opinion/paz-fragmentada-columna-404465