ELESPECTADOR.COMImprimir

Opinión | Mie, 02/27/2013 - 23:00

Encuestas de popularidad

Por: Cartas de los lectores | Elespectador.com

Varios de nuestros políticos profesionales están con las manos en la cabeza, la mirada perdida y la expresión de no saber qué pasa. Las encuestas muestran que han caído en popularidad.

Empezando por el presidente, varios alcaldes y otros más, han empezado a “tomar acciones” para revertir el curso de ese declive. Echan gente, nombran a otros, vociferan que no los entienden o cosas similares. Es patético.

Cuando estas personas llegan a los cargos no con un plan sino con el simple propósito de detentar el título (como quien colecciona medallas) para poder pasar a otro o a la historia (como que por lo menos las mencionen en un libro) o ganar algún premio, las cosas sólo pueden empeorar con el tiempo.

El presidente no parece entender que lo que le falta es gestión y trabajo para ejecutar y poner en práctica. El alcalde de Medellín muestra que, como en aras de conseguir más dinero para poder pagar el aumento de nómina que hizo le tocó echar mano de cualquier cosa para aumentar el recaudo, la ciudad ni lo aguanta ni lo va a olvidar o dejar pasar. El alcalde de Bogotá debería haberse dado cuenta de que la improvisación permanente rara vez da resultados, pero no se dará cuenta porque no escucha.

Y en esto último está el otro punto: no escuchan. Por eso pierden en las encuestas. La culpa siempre la echan a “no saber comunicar”, no a no tener nada que decir o a que no saben escuchar.

Nelson Vanegas. Medellín.

Sobre el editorial

Es acertado en todas sus expresiones el comentario editorial “Valorización, un debate abierto” del periódico El Espectador (27 de febrero del presente año), y como un simple ciudadano de a pie me pregunto sobre las razones para que las administraciones de Bogotá y del resto de las principales ciudades colombianas no cubran el pago de obras con el impuesto predial anual u otros rubros del presupuesto...

El tributo de valorización es injusto, abusivo, y lo peor es que quien no lo cancele corre el peligroso riesgo de perder su vivienda.

Hoy en día nos atrevemos a decir que la mejor decisión en cuanto al cobro de valorización en Bogotá hubiera sido la suspensión de esta llamada “contribución”.

Jorge Giraldo Acevedo. 

Santa Marta.

Dirección web fuente:
http://www.elespectador.com/opinion/encuestas-de-popularidad-columna-407380