ELESPECTADOR.COMImprimir

Judicial | Mie, 05/22/2013 - 23:18

El 'narcoemporio' de $1,2 billones del clan Meyendorff

Por: Juan David Laverde Palma

El Espectador revela la lista de sociedades y los nombres de los 18 testaferros de la organización ilegal.

Los datos recogidos durante meses por la Unidad de Información y Análisis Financiero (UIAF) del Ministerio de Hacienda le permitieron a la Fiscalía desarrollar la más grande operación de extinción de dominio de la historia contra cartel alguno en Colombia, valorada en $1,2 billones. El “narcoemporio” comercial de los hermanos Juan Fernando e Ignacio Álvarez Meyendorff y su círculo de testaferros quedó al descubierto luego de que testigos protegidos aportaran en 2011 detalles de sociedades, agroindustrias, hoteles, fincas e inmobiliarias del clan criminal que hoy está siendo procesado en la Corte del Distrito Este de Nueva York por los delitos de concierto y distribución de cocaína.

Al cruzar escrituras, registros notariales, movimientos de dinero e inversiones de los hermanos Álvarez Meyendorff y 18 de sus colaboradores, se pudo establecer cómo las multimillonarias ganancias de la mafia terminaron en una gigantesca operación de lavado de dinero concentrada en 205 bienes ubicados en Bogotá, Guaymaral, Chía, Briceño, Tocancipá, Sopó, Chocontá, La Calera, Apulo (Cundinamarca), Pereira (Risaralda), Calarcá (Quindío), Palmira, Cali, Jamundí (Valle), Padilla y Caloto (Cauca), Medellín y Marsella (Antioquia), Villavicencio, Puerto López, Acacías, Fuente de Oro, Puerto Lleras (Meta), Buena Vista, Planeta Rica, Sahagún, Pueblo Nuevo (Córdoba), Cartagena (Bolívar) y San Juan de Acosta (Atlántico). Una telaraña comercial que les reveló a los investigadores que los capos, hoy detenidos en Estados Unidos, estaban al nivel de Daniel El Loco Barrera y los hermanos Calle Serna, los Comba.

El Espectador conoció la lista completa de los bienes y sociedades que fueron ocupados por la Fiscalía. Se trata de Alvasar y Cía., Industria Agrícola San Valentín, Inmobiliaria Alojar, Hotel de la Ville, Valle Real, Inversiones Generales Ingon, Disrecor, Estación de Servicio La 39, Derecho Público S.A., Lubricantes y Servicios de Colombia, Consorcio Agroganadero del Quindío y Valle del Cauca, Consorcio Ganadero del Valle del Sinú, Comercial Ganadera Santa Isabel, Consorcio Agroindustrial del Valle, Unión de Ganaderos, Inmobiliaria Despertar e Inversiones Lozano Campo y Compañía. Caballos percherones y de cuarto de milla (purasangres para carreras, para hablar en cristiano), cuyo valor ronda los $40 millones por cabeza, también resultaron afectados por la decisión judicial y, como los demás bienes, pasarán a manos de la Dirección de Estupefacientes.

Luego de que la UIAF detectara las constancias de todas estas operaciones irregulares y se ordenaran interceptaciones telefónicas a las líneas de los testaferros de los hermanos Álvarez Meyendorff, la Fiscalía comenzó a desenredar el ovillo de la descomunal fortuna de esta organización ilegal. Con todo ese arsenal de evidencias, el pasado 5 de mayo se dio la orden de ocupar los 205 bienes incautados. Ignacio Álvarez fue detenido el 24 de abril de 2011 en Ezeiza (Argentina). Su hermano Juan Fernando, alias Mechas, se entregó en Estados Unidos hace apenas un mes. Por ambos se ofrecía una recompensa de hasta US$5 millones. Una fuente cercana al proceso le dijo a este diario que aunque las pesquisas contra esta mafia comenzaron en mayo de 2011, fue la captura de Daniel El Loco Barrera, ocurrida en septiembre pasado, la que aceleró la investigación.

El Espectador también conoció los nombres de los señalados testaferros del clan Álvarez Meyendorff. Lo encabezan la esposa de uno de ellos, Clara María Sarria Jiménez, y su cuñado, Jorge Enrique Sarria Jiménez. También figuran varios hijos de los narcos, como Sebastián, Valentín y Mauricio Álvarez Sarria, así como los hermanos de los capos, Jesús María, Luis Felipe y Libardo Álvarez Meyendorff. Asimismo figuran en la lista Verónica Rivera Amaya, Rosa Nelly Arizabaleta, Martha Cecilia y Sandra Patricia Sarria Jiménez, María del Carmen y María Antonia Arroyo Izquierdo, Esmeralda María Sayegh, Luz Marina Duque Gallego y Luisa María y Laura Álvarez Duque. La Fiscalía tiene evidencias de que a través de ellos se desarrolló la más gigantesca operación de blanqueo de la mafia de la que se tenga noticia.

Estas 18 personas aparecían en registros de Cámara y Comercio en las juntas directivas o como representantes legales de casi una veintena de sociedades de la organización. Por ejemplo, Jorge Enrique Sarria figuraba como gerente del Consorcio Agroganadero del Quindío y, a la vez, como miembro de la junta directiva de Inversiones Generales. No hay duda de que se trata de la más grande operación antimafia en la historia del narcotráfico en el país. “No importa cuántos pedidos de extradición u órdenes de captura tengan estos capos. Pueden terminar en cárceles en Estados Unidos sin pasar mayores angustias desde que sus bienes sigan manejados a la sombra por sus testaferros. En últimas, a estos tipos lo que les duele es la plata”, concluyó un investigador.

jlaverde@elespectador.com

Dirección web fuente:
http://www.elespectador.com/noticias/judicial/el-narcoemporio-de-12-billones-del-clan-meyendorff-articulo-423599