Buen Viaje 23 Oct 2012 - 10:19 pm

El carro, económico y práctico para viajar

Alemania por carretera

Una semana en diez extraordinarias ciudades que sorprenden con su orden, sus iglesias, museos y la calidez de la gente.

Por: Mariana Suárez Rueda / Alemania
  • 54Compartido
    http://www.elespectador.com/publicaciones/buen-viaje/alemania-carretera-articulo-382908
    http://tinyurl.com/kfew4sf
  • 0
Una excursión por el puerto y el mercado de pescado de Altona son dos planes obligados durante la visita a Hamburgo, la segunda ciudad más grande de Alemania. /Fotos: 123rf

Alemania sorprende todo el tiempo. Aunque antes de llegar se puede sentir un poco de temor por no manejar el idioma, alivia descubrir que prácticamente todo el mundo habla inglés, y si no lo hace se esfuerza por entender al turista y evitar que pase un momento incómodo. El orden y la perfección también llaman gratamente la atención. Tal vez por cuenta de ellos es que este país resulta perfecto para recorrer en carro, sin afanes, durmiendo en hostales que no superan los $50.000 por persona —pero que son limpios, acogedores y muy prácticos—, disfrutando de los paisajes, la cerveza, las salchichas, los panes y los postres.

Es inevitable recordar la Segunda Guerra Mundial cuando se transita por sus calles y tratar de buscar en sus edificios alguna huella de esa dolorosa época; sin embargo, la imponencia de los parques, la majestuosidad de las iglesias, los castillos, la tranquilidad que se siente a orillas del Rin, los almacenes que encantan con sus innovadores diseños disipan esos pensamientos y obligan a concentrarse en el promisorio presente de esta nación.

Aunque Berlín, su capital, es una ciudad excepcional, no es la única joya. Cada una de las urbes alemanas tiene una identidad propia, un encanto que la hace excepcional y un gran vividero. Así que el multiculturalismo es un rasgo de la mayoría de lugares de este recorrido que inicia en Hamburgo, la segunda ciudad más grande de Alemania, la cual cautiva con sus edificaciones de más de 1.200 años de historia, el puerto, la vibrante vida nocturna y la maravillosa zona céntrica situada junto al lago Alster.

Luego sigue Hannover, que se muestra imponente a pesar de los estragos de la guerra que obligaron a reconstruirla por completo. La autenticidad de sus habitantes, que rompen la cotidianidad festejando un matrimonio en el andén, y la extrema organización del transporte público la hacen sencillamente encantadora. Dusseldorf no se queda atrás. Su índice per cápita es el más alto del país y esto se ve reflejado en sus espacios comerciales, en donde se encuentran las mejores y más exclusivas marcas, y en los automóviles deportivos y lujosos que no son la excepción si no la regla. Es un lugar que respira prosperidad.

Colonia seduce con su impactante catedral, en donde yacen los restos de los tres reyes magos, y la energía que se siente en sus noches, cuando decenas de estudiantes de distintas nacionalidades salen de rumba e invaden las calles hasta el amanecer. Wiesbaden es un destino más tranquilo, uno de los pocos lugares que no fueron bombardeados, y se precia de tener sus construcciones originales. Recorrerlo a pie es la mejor opción para deleitarse con sus vitrinas y calles angostas repletas de restaurantes.

Y el viaje no podía ser completo sin conocer Heidelberg, Stuttgart, Múnich y Núremberg. La primera de estas ciudades maravilla con su castillo en ruinas en lo alto de una montaña, el silencio y la paz de sus barrios, lo bien que vive su gente.

Stuttgart llama la atención con sus increíbles museos de Mercedes-Benz y Porsche. Múnich se siente un poco diferente, algo desordenada, con muchas obras en sus calles, pero definitivamente cosmopolita. Finalmente está Núremberg, cuyo centro está dividido por el río Pegnitz, que hace que algunas calles tengan forma de canal. En noviembre y diciembre la visitan más de dos millones de turistas atraídos por su espectacular mercado de Navidad y en verano es un placer caminarla. El viaje acaba en Fráncfort, reconocida por su gigantesco aeropuerto por el que pueden transitar casi seis millones de viajeros en un sólo mes. El centro antiguo, el jardín botánico y la biblioteca nacional son atractivos imperdibles.

  • 5
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Así retaron a Iván Cepeda a un duelo
  • Invitado lanza al suelo su celular en medio de entrevista al aire
  • Desde hoy, Medellín se llena de flores

Lo más compartido

  • Este jueves habrá jornada de reclutamiento en todo el país
  • Hallan nueva especie silvestre en cerros orientales de Bogotá
  • "En mi nombre no, por favor"
5
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

johfepi

Mie, 10/24/2012 - 14:09
Ich liebe Deutschland.
Opinión por:

ANACORETA

Mie, 10/24/2012 - 09:11
i speak nasaywe
Opinión por:

mento053

Mie, 10/24/2012 - 08:13
Deutschen hause gehen
Opinión por:

mento053

Mie, 10/24/2012 - 08:10
Sobretodo por la calidez de su gente JAJAJAJA no me habia reido tanto... si alemania es uno de los paises mas xenofobicos que existen, siendo estudiante o turista lo estafan o lo tratan a uno mal
Opinión por:

El regreso de la verdad duele

Mie, 10/24/2012 - 01:28
Le falta decir que en el sur de Alemania son RENAZI y no les gusta los latinoamericanos.
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio