Diabéticos serían 435 millones en 2030

En el marco del Día Mundial de la Diabetes.

La forma de prevenirla es sencilla: una buena alimentación, una frecuencia deportiva adecuada y un control de peso que corresponda con su tamaño y estatura. Así, con esta serie de recomendaciones es que distintas organizaciones de salud están explicándoles a las personas que cualquier adulto mayor de 20 años puede lograr que su organismo no desarrolle la diabetes.

Un cúmulo de recomendaciones que cobran vigencia en el marco del Día Mundial de la Diabetes, en donde la Federación Internacional de la Diabetes (FID), con el lema “La educación y la prevención”, busca entre 2009 y 2013 reducir las tasas del constante crecimiento que se ha visto en los últimos cinco años en todos los países del mundo.

Carlos Eduardo Márquez, director de la Fundación Colombiana de Diabetes, comenta que de acuerdo con las estadísticas del FID, entre 5 y 7% de la población colombiana ha sido diagnosticada con esta enfermedad, algo que se traduce en 1’500.000 a 1’700.000 personas diabéticas. Eso muestra que desde 1996 y 1997, cuando se hicieron las primeras estadísticas, la tendencia de crecimiento promedia el 2,3% anual.

 Por eso, agrega Márquez, “es importante trabajar en el caso colombiano, a nivel de Estado, en la implementación de programas de salud preventiva-informativa, porque si a las personas se les explica sobre  lo que es la enfermedad, los riesgos y las complicaciones, seguramente va a ser más fácil evitar en la población los factores de riesgo. Es un proceso donde Gobierno, instituciones e industria de medicamentos se deben mover juntos para que exista cada vez más acceso a la información y, a su vez,  ésta aparezca de  manera oportuna”.

Es importante destacar que la diabetes, como otras enfermedades de tipo crónico, puede tener un manejo anticipado desde el punto de vista de educación preventiva, facilitando y ahorrando esfuerzos, además de  costos en relación con lo que podría valer un tratamiento posterior.

Puntos claves a tener en cuenta, pues las últimas cifras publicadas por la FID dicen que “la diabetes afecta en la actualidad a 285 millones de personas en todo el mundo, con un valor a la economía mundial de US$376 billones, equivalente al 11,6% del total de gasto sanitario mundial. Asimismo, 344 millones más están en riesgo de desarrollar diabetes (prediabetes)”. Si no se toman medidas para invertir la epidemia, la FID predice que en 2030, 435 millones de personas vivirán con diabetes, a  un costo previsto de más de US$490 billones”.

Razones que confirman por qué la campaña del Día Mundial de Diabetes de la FID, teniendo en cuenta las estadísticas, “tiene como objetivo establecer la educación diabética como un derecho para todas las personas con diabetes, promocionar una mayor concientización sobre los factores de riesgo y los síntomas de alerta, así como fomentar el intercambio de las mejores prácticas en la prevención”.

Con esto, explica Márquez, quien coincide con la información de la FID, las posibilidades de vida de una persona que tenga la enfermedad pueden ser muy buenas si se sostienen las metas de control, al punto que  su salud será equiparable con la persona no diabética. Pero cuando no se cumplen estas metas de control, entre las que están un debido manejo de peso, colesterol, azúcar y nutrición, la persona puede deteriorar en no más de cinco años su estado de salud.

En Colombia, lo que se ha identificado por medio de la Fundación Colombiana de Diabetes, es que en los pacientes o personas valorados, cerca del 30% de ellos no cumplen con sus metas de control, afectando todo su proceso y decayendo en su calidad de vida.

Y es que de una muestra de 2.000 personas encuestadas, en promedio 23% presenta falencias en el control de presión arterial, peso, glucosa y triglicéridos. De la misma información se concluyó que 22% presentan ya alguna complicación o afección de los ojos y luego de los pies. Y alrededor del 13% no remiten ningún tipo de cubrimiento en salud, es decir, que no suministran información verificable sobre una EPS o seguro.

Este es un panorama que puede ser controlado eficazmente gracias a la campaña que inicia hoy a nivel mundial, y que en Colombia busca tomar un rumbo claro por medio de la modificación del Plan Obligatorio de Salud, en donde sean incluidos, además de algunos tratamientos y medicinas a favor de los enfermos de diabetes, los programas educativos que realmente permitan que los colombianos puedan cambiar culturalmente su mentalidad respecto a esta enfermedad que sigilosamente viene cobrando cada vez más víctimas.

El tratamiento de la diabetes es una necesidad de  los ciudadanos del mundo, por eso, los sistemas de salud deben prepararse para atenderla. 

Temas relacionados