Especial 7 Mayo 2010 - 10:01 pm

Un homenaje a las mamás adoptivas

Lo que siente una mujer cuando decide tener un hijo que se engendra en sus sentimientos.

Por: Christian Quiroga Sánchez
  • 0Compartido
    http://www.elespectador.com/publicaciones/especial/articulo202085-un-homenaje-mamas-adoptivas
    http://www.elespectador.com/publicaciones/especial/articulo202085-un-homenaje-mamas-adoptivas
  • 0
Foto: 123rf

“Cuando uno es madre biológica, se puede o no tener ganas de traer un hijo al mundo en un momento determinado, eso no quiere decir que no vaya a amar a su nene. Pero cuando usted va a una entidad y dice ‘yo quiero un bebé en este momento’, ya es una cosa del corazón absolutamente decidida”. Esta frase de Cristina Jaramillo, madre de Samuel (22 meses), un bebé que llegó hace 60 días a su hogar, expresa lo que significa ser una mamá adoptante, como una posición de primera importancia en la vida de un ser humano que gracias a una familia llegará a ser una gran persona.

Diversos mitos giran en torno a una maternidad por adopción, pero son muchas más las verdades que ratifican la creación de un vínculo en el que sólo se destacan el cariño, la convivencia y muchos años de cuidado. Adriana Chaves, psicóloga clínica de la Fundación Fana especialista en adopciones, dice: “Parecería que culturalmente privilegiamos la biología por encima de las construcciones emocionales que se hacen en la cotidianidad”. Con esa afirmación, la profesional explica que ser madre adoptante no es de segunda categoría.

“Usted no lo conoce, nunca lo ha visto, no se lo imagina, pero en el momento que se lo entregan, a los segundos descubre que ese bebé es suyo y era lo que estaba esperando su corazón”, dice Cristina, quien con la alegría de tener a su hijo en casa, deja claro por qué muchas etapas del proceso de adopción pueden ser comparadas con los tiempos que se necesitan para el nacimiento biológico de un niño. Por ejemplo, el proceso psicológico, visitas y presentación de papeles dura menos de un año, lo cual puede ser similar al período de gestación, donde la compra de todo lo que necesita el bebé, la decoración del cuarto y el cuidado por cada detalle para demostrar la capacidad de adoptar se convierten en unos pasos claves que incrementan el deseo por la llegada de un nuevo miembro a la familia.

Otro punto importante en este tema lo trata Mónica Lozano, mamá de Santiago (dos años y medio) y Natalia (ocho meses), quien afirma: “Valoro, reconozco, respeto y agradezco desde el fondo de mi alma la valiosa y valiente actuación de las mujeres que con su decisión de vida permitieron que mis niños puedan tener esta opción y proyecto de familia con nosotros”.

La psicóloga experta dice que no existen padres ‘verdaderos’, haciendo referencia a la familia de origen de un niño que fue adoptado, ni padres ‘de mentiras’, “los vínculos se construyen a través de la cotidianidad y los ritos familiares que le permiten a cada quien posicionarse y asumirse como miembro de un grupo”.

Según Adriana, las mamás que adoptan logran hacer realidad el sueño de tener un hijo y, de esta manera, no hay diferencia en cómo se quieren y se cuidan, más allá de los estilos particulares de crianza y de convivencia familiar. A pesar de esto, también es cierto que todas las mujeres no pueden llegar a ser madres por adopción, por eso la psicóloga aclara: “Si alguien quiere adoptar para reemplazar a un hijo que perdió o que no llegó, primero tendría que elaborar el dolor de la pérdida antes de analizar y considerar si este camino es válido. Tampoco puede pensarse en esta opción por el deseo de salvar o ayudar a un niño. Uno no trae a su vida, de manera permanente, a una persona para hacerle un favor”.

Muchos interrogantes rondan la cabeza de las mujeres que desean ser madres gracias a la adopción: Si no lo tengo en la barriga, ¿será que lo voy a querer? ¿Será que voy a poder sentir como mío ese hijo que llega? ¿Me sentiré conectada emocionalmente con él o ella? ¿Seré tan mamá de ese hijo como cualquier mujer que los concibe y los da a luz? ¿Será que Dios no me dio hijos biológicos porque yo no podría ser una buena madre? Cristina y Mónica dan ahora respuesta a ellos y viven su maternidad a plenitud: “Con todos los retos que eso supone, pero también con los logros, felicidades y las sonrisas que hay a diario cuando uno se convierte en madre”, explica la mamá de Santiago y Natalia.

Cada proceso es individual y la idea es llenarse de motivos donde primen las ganas de brindar amor antes de tomar la decisión de la maternidad, pero si ya está tomada, las mamás dicen que “la adopción es un camino precioso de llegar a la bendición del amor de los hijos”, aquellos que no vienen de un proceso biológico, pero sí de un comportamiento espontáneo del corazón.

Relacionados

  • 0
  • Enviar
  • Imprimir
0
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

mecagoendiosss

Sab, 05/08/2010 - 14:39
AAA QUE BIEN LOS RIQUITOS DE POPO SE LA PASAN ADOPTANDO MIENTRAS NOSOTROS LOS POBRES NOS LAPASAMOS VIENDO UNA MIERDA DE TELEVISIONQ UE INFUNDE LA FORNICADERA Y POR ENDE LA PROCREACION. JA PARA NO HABLAR DEL MEDIO ORIENTE Y ENTRE OTROS MUCHOS PAISES
Opinión por:

domingos da guìa

Sab, 05/08/2010 - 12:34
con mi esposa somos padres adoptantes hace 4 años, y la verdad no hallamos la diferencia con la paternidad biològica, el cariño es el mismo, el sacrificio igual, y las alegrìas tambièn, hoy me reafirmo en la decisìòn que tomamos y en mi concepto, son mas las prevenciones y los preconceptos que la realidad, nosotros sentimos a la niña como propia y lo mismo nuestro entorno familar, para mi fue el acto mas bello de nuestras vidas
Opinión por:

gatubera

Sab, 05/08/2010 - 10:49
Yo soy madre adoptante, hoy mi hijo tiene 27 años, es Ingeniero Industrial, pero lo mas hermoso de todo esto es nuestra relacion, nuestro mutuo amor, yo luego de esa adopción tuve dos hijas mas, y para mí siguió siendo mi hijo, sin mas denominaciones, ellos forman mi familia, mis hijos, sin sellos ni distinciones. Fué hermoso cuando lo recibi de 7 meses. Increible hoy es mi precioso hijo mayor, por el que me sacrifique, le dí todo lo que pude y hoy es mi orgullo, como lo son mis otras hijas. No encontré diferencias, para todos hubo risas, llanto, miedos, satisfacciones, emociones, felicidad, y todo lo que una madre da a sus hijos y recibe de ellos. Felicidades a todas las madres en especial a las adoptantes. No es fácil, pero si muy gratificante.
Opinión por:

dundy

Sab, 05/08/2010 - 06:16
Todo depende de cual de la pareja no pueda tener,el sentimiento y el compromiso es sumamente importante si es el o ella, El sentimiento encontrado empieza desde el mismo momento en que se piensa en ello. no nos engañemos.
Opinión por:

pulpinacrimental

Vie, 05/07/2010 - 23:48
FELICITACIONES.. que acto d amor mas profundo..
Opinión por:

Markopunk

Vie, 05/07/2010 - 23:02
A lo mejor cuándo tenga los míos adoptaré alguno, tanto niño que requiere de un hogar, pero bueno eso será en su momento.
Opinión por:

pearbo

Vie, 05/07/2010 - 22:14
Nosotros somos papas adoptivos hace 9 años, el niño ya tiene 10 años y es la felicidad más grande tenerlo, tambien creemos que fue la mejor decision de nuestras vidas, gracias a la vida y al dios grande por darnos este bebe tan hermoso, espero que cuando lo hagan les vaya tan bien como a nosotros y que dios los bendiga.
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio