La escena del año, según La Red