Un paseo por La Roma

Este es uno de los barrios de México D.F. que han tomado más fuerza en los últimos cinco años. Bohemio, encantador, desenfadado: un lugar al que hay que dedicarle unas cuantas caminatas.

Aparte de la Colonia Roma, el centro histórico, donde se ubica la Catedral Metropolitana, también fue realmente afectado por el terremoto de 1985.  /123rf
Aparte de la Colonia Roma, el centro histórico, donde se ubica la Catedral Metropolitana, también fue realmente afectado por el terremoto de 1985. /123rf

El escritor mexicano Juan Villoro comparaba a la Ciudad de México con un laberinto borgiano. Este monstruo de ciudad, la tercera más poblada del mundo, es extensa, alargada, enorme e inabarcable para los tiempos de un turista. Cultura, historia, gastronomía y geografía se extienden en sus calles y colonias.

Los barrios adyacentes, La Condesa y La Roma, tienen un aire diferente a todas las demás colonias del D.F., ya que mezclan bohemia y estilo. Llenas de edificios art déco, casas de estilo europeo, parques, plazas y muchos árboles, se convierten en zonas propicias para caminar o andar en bicicleta. Además, cuentan con almacenes de diseño, tiendas alternativas, buenos restaurantes, hoteles boutique y cafés.

La colonia La Roma, una de las más afectadas por el terremoto de 1985 que dejó alrededor de 400 inmuebles afectados, es hoy en día uno de los barrios más vibrantes de la ciudad. Aquí se han asentado varias galerías, talleres de artistas y centros culturales.

Desde hace aproximadamente una década, esta colonia ha vivido un renacimiento, después de haber sufrido varios éxodos que la dejaron en el abandono y en mal estado. Los vestigios del temblor se ven aún en ciertas partes, sobre todo en la plaza Río de Janeiro, donde se percibe esa Roma inclinada en la que los suelos van en forma de olas y los desniveles se llevan como cicatrices de batalla.

La avenida Álvaro Obregón es un eje para caminar. Todo queda a cuadras de distancia y la manera más fácil de recorrerla es a pie o en bicicleta. En la glorieta de Cibeles las alquilan gratis y la Secretaría Cultural y de Turismo del D.F. pone a disposición varios puntos de alquiler de ecobicis.

Para llevar productos de delikatessen, no hay nada mejor que visitar Delirio, de la chef Mónica Patiño, y llevarse alguna de las salsas de chiles que preparara. El lugar ya es célebre por sus brunch dominicales.

Si lo que quiere es encontrar artesanías de calidad o revistas y libros especializados en temas, personajes y destinos mexicanos, pase por Artes de México, en Córdoba Nº 69.

También está el centro de cultura Casa Lamm, de arquitectura afrancesada, con bellos herrajes, que cuenta con un espectacular café en medio de un patio, una buena librería e interesantes exposiciones. Para una copa, vaya al bar del Hotel Brick o a la terraza del Condesa DF.