Las Farc dejan todas sus armas

hace 59 mins

Las caras del nuevo iPhone

La multinacional lanzará un teléfono para consumidores de bajos ingresos para recuperar el liderazgo del mercado.

Desde su lanzamiento en 2007, el iPhone le ha permitido facturar a Apple más de 250 millones de unidades en el mundo. / AFP
Desde su lanzamiento en 2007, el iPhone le ha permitido facturar a Apple más de 250 millones de unidades en el mundo. / AFP

Un cubo atraerá las miradas del mundo el próximo martes. Está ubicado en Manhattan, a un costado del tradicional Central Park, sobre la Quinta Avenida y en su estructura resalta el logo de una manzana con un mordisco. Se trata de la tienda de Apple, el lugar escogido por la multinacional tecnológica para mostrarle al mundo una nueva idea: el iPhone 5S, la renovación de su popular teléfono inteligente con el que ha facturado más de 250 millones de unidades en todo el mundo por una cifra superior a los US$150.000 millones.

Será la séptima edición del teléfono que revolucionara el mercado desde junio de 2007, cuando Steve Jobs, el mítico fundador de la compañía, introdujera un diseño de esquinas curvas, sin teclado fijo y una pantalla táctil de 3,5 pulgadas. "Un bonito y avanzado computador en la palma de la mano", lo describió el diario financiero The Wall Street Journal mientras que la revista Time lo catalogó como el invento de ese año.

Desde entonces, los usuarios han vivido a través de sus diferentes encarnaciones una revolución en donde los robustos computadores de escritorio, o los pesados computadores portátiles, perdieron su lugar por dispositivos cada vez más livianos y delgados que le permiten acceder a su correo electrónico, hablar y ver en vivo a alguien que vive en otro continente, documentar cada momento de su vida cotidiana a través de fotografías y, por supuesto, realizar llamadas (incluso por internet). Claro que, durante estos seis años, también han aprendido que el dispositivo es producido a un alto costo humano en China, por operarios que suelen trabajar en condiciones laborales cada vez más difíciles.

Aun así, el atractivo del iPhone no se ha perdido. Según la consultora Gartner, al final del segundo trimestre de 2013 en el mundo se encontraban activos 31,8 millones de teléfonos inteligentes soportados bajo el sistema operativo iOS, exclusivo de Apple, para una participación de mercado de 14,2%. Es el segundo fabricante más consumido en el mundo, superado tan solo por los surcoreanos de Samsung (71,3 millones de unidades vendidas en el mismo periodo, para una participación del 31,7%).

Esa superioridad tiene sus propios matices. Ha sido construida a través de un sistema operativo abierto, el Android (desarrollado por Google), instalado a través de diferentes versiones de teléfonos en todos los segmentos posibles del mercado. Mientras que el iPhone se vende solamente en el de gama alta (usuarios de altos ingresos), Samsung tiene una versión diferente de su línea Galaxy para todo el público: desde estudiantes y amas de casa hasta un público especializado como diseñadores gráficos o altos ejecutivos. Pero al ser una plataforma abierta, donde cada desarrollador puede hacer cambios en su código fuente, se ha convertido en una valiosa fuente para los delincuentes informáticos. Es así como la firma de protección informática Kaspersky Lab encontró que el 68% de las amenazas diseñadas para atacar dispositivos móviles apuntaban a Android.

Por otro lado, el segundo lugar de Apple es un testimonio de su debilitamiento en materia de innovación. A la muerte de Jobs, en 2011, le siguió una errática temporada de lanzamientos en donde los escándalos (como la fallida aplicación de mapas georreferenciados) fueron tapados con la venta de nuevas generaciones de productos (como el iPhone 5, predecesor del próximo lanzamiento de la compañía, o el iPad Mini) con poco valor agregado.

Un ejemplo es, precisamente, el iPhone 5. De una altura mayor (123,8 milímetros) y un peso más liviano (112 gramos), el dispositivo se centró más en las modificaciones de hardware, como la nueva entrada de su conector o el nuevo diseño de sus audífonos, que despertó serias críticas de los usuarios que durante todo un lustro habían invertido fuertes sumas de dinero en una gran variedad de accesorios. Por otro lado, su compatibilidad con redes LTE (también conocidas como 4G, la última evolución en telecomunicaciones con mayor velocidad de navegación por internet y menor tiempo de descarga de contenidos) se centró a las frecuencias AWS (de 1.750 megahertz a 2.100), dejándole vía libre a sus competidores asiáticos para que desarrollaran productos en las bandas de 2.500 MHz desplegadas en América Latina y el Sudeste Asiático, las regiones de más rápido crecimiento económico.

Apple busca revertir esa realidad. Por eso ha anunciado la venta de una versión adicional, el iPhone 5C, pensada para el segmento de gama media. Se trataría de un dispositivo con un precio más asequible (los rumores señalan que costará US $399) que, aunque tendrá limitantes (por ejemplo, se dice que no contará con Siri, su asistente personal de voz) le permitirá a nuevos usuarios de mercados emergentes dar el salto de los teléfonos celulares tradicionales (los mal llamados "flechas") a teléfonos inteligentes.

También, se espera una gran innovación en su parte gráfica, teniendo en cuenta el estándar tan alto dejado este año por la competencia: Samsung desarrolló una característica para incluir el sonido original del lugar en la imagen capturada, mientras que Nokia lanzó a la venta el teléfono con una cámara de 20 megapixeles –la más potente del mercado– y Sony acaba de presentar un lente adaptable al dispositivo buscando atraer a profesionales y amantes de la fotografía.

Además, se dice que la compañía adherirá al tradicional negro y blanco los colores oro y champaña en el exterior, que incluirá un nuevo microprocesador para hacer mayor énfasis en la velocidad, que aumentará su capacidad de almacenamiento en la memoria e, incluso, que contará con un escáner de huellas dactilares para aumentar los protocolos de seguridad. Versiones que solo se desvelarán la próxima semana, cuando la compañía desvele la nueva edición de su popular invento en la capital del mundo.
 

Temas relacionados