El futuro según Facebook es realidad aumentada

La compañía reveló su estrategia alrededor de esta tecnología, que implica desarrollos grandes en términos de inteligencia artificial y la pone a competir, aún más directamente, con Snapchat.

Mark Zuckerberg durante su intervención en la conferencia principal del F8, el evento público más grande de Facebook.AFP

La conferencia F8 de Facebook es el evento público más grande de la compañía en todo el año. Básicamente, es una reunión enfocada en desarrolladores (el corazón del crecimiento técnico de la plataforma), pero eso no implica que no haya noticias y datos útiles para el resto del público.

En esencia, el evento funciona como una suerte de ventana hacia la visión de Facebook en varios plazos. Y esa visión este año tiene mucho que ver y realidad aumentada y virtual, pero especialmente con la primera.

Lo que esto quiere decir es que buena parte de las nuevas herramientas que Facebook está creando estarán enfocadas en crear experiencias de realidad aumentada (y algunas en virtual) a través de la plataforma. ¿Por qué? Porque “este es un momento muy importante para construir comunidades. Nos hemos esforzado por conectar a la gente, pero ahora queremos fortalecer las comunidades. La realidad aumentada nos permite mezclar el mundo digital y el tangible y mediante esta mezcla fortalecemos el segundo”, fueron las palabras de Mark Zuckerberg, fundador y CEO de la compañía.

Aquí hay que hacer una pausa. Lo que dice Zuckerberg es importante por derecho propio: con casi 2.000 millones de usuarios conectados a sus servicios, lo que haga Facebook da una cierta pauta para donde puede ir buena parte de la industria de tecnología. Pero también lo es, por el momento en que le tocó, o eligió decirlo.

Su énfasis en comunidades, en su fortalecimiento y cómo estas ofrecen un propósito a los individuos, llega sólo días después de que un hombre asesinara a otro y lo transmitiera a través de Facebook Live desde Cleveland, EE.UU. Este martes se supo que el homicida, Steve Stephens (37 años), se suicidó después de ser rastreado por la policía del estado de Pensilvania.

Este hecho, macabro, por decir lo menos, volvió a atizar una discusión acerca del papel de la plataforma en la revisión del contenido que se transmite a través de ella. Éste es un debate que no ha hecho sino crecer, sólo que antes el contenido en disputa no incluía un homicidio (aunque ya se habían registrado tiroteos y enfrentamientos con policías en EE.UU.).

En últimas se trata de establecer si la compañía se sigue identificando, y funcionando, como una empresa tecnología (que lo es) o como una plataforma mediática, un medio de comunicación (que también lo es, bajo muchos estándares). Esta diferenciación abre todo un mundo de responsabilidades y, acaso, regulaciones que son el centro de la polémica.

Al respecto, Zuckerberg dijo que “durante la última década Facebook se ha concentrado en conectar amigos y familia y ahora queremos construir comunidad. Queremos construir un terreno común. Tenemos mucho por hacer. Y esto nos lo recordó la tragedia en Cleveland. Seguiremos haciendo todo lo que podamos para evitar que estas tragedias se repitan”.

Ahora, volviendo un poco al tema de tecnología. La visión de Facebook está íntimamente ligada a la cámara, las posibilidades que ofrece. Toda su apuesta con realidad aumentada, y parte de lo que puede hacer a través de realidad virtual, gira alrededor de este dispositivo y su integración con el software de Facebook.

En otras palabras, Facebook va por el mismo camino (y muchas veces de la forma más literal) que Snapchat, una compañía que se define como una compañía de cámaras.

Ahora bien, buena parte de los usos que Zuckerberg planea para realidad aumentada descansan en uso intensivo de técnicas de inteligencia artificial y aprendizaje de máquinas que deben funcionar en una escala masiva, y de forma remota, para poder operar desde un celular. En otras palabras, toda esta idea consume poder computacional a gran escala, a escala de Facebook. Y quizá por ahí es desde donde se inclina la balanza a favor de esta plataforma.

Zuckerbeg mostró en el evento cómo pueden integrarse elementos digitales con una imagen fija y real de, por ejemplo, una mesa con una taza de café, una matera y una botella de vino. Alrededor de la taza puede aparecer vapor creado digitalmente, pájaros o toda suerte de objetos.

Esta implementación parece básica, e incluso superficial, pero debajo de esto hay algoritmos complejos creando un mapa digital del ambiente y midiendo, con un alto grado de precisión, la ubicación de los objetos reales para ajustar la profundidad de campo de lo que se añade por computador. Si se piensa la realidad aumentada como una ilusión óptica, su nivel de efectividad depende exclusivamente de qué tan bien puede adaptarse a las situaciones reales (luz, profundidad, geometría, contexto) en las cuales opera.

Todo esto requiere, de nuevo, máquinas que lean el ambiente con precisión y se adapten a él, o sea, computadores que pueden improvisar en el momento, si se quiere.

“La realidad aumentada tiene enormes aplicaciones para jugar, pero también para cambiar la forma como interactuamos con nuestro mundo. Por ejemplo, nos puede ayudar a descubrir arte en nuestras ciudades o puede ayudar a comunicarnos mejor en lugares públicos”, dijo Zuckerberg.

Buena parte de las herramientas que Zuckerberg demostró serán introducidas, poco a poco, como proyectos beta para la comunidad de desarrolladores. Su implementación real será lenta, advirtió el ejecutivo.

Otros anuncios

La compañía también demostró una versión inicial de lo que sería la primera aplicación social para realidad virtual, llamada Facebook Spaces, que permite compartir un ambiente de realidad virtual con hasta tres compañeros: o sea, tener conversaciones en realidad virtual con varias personas. Esta herramienta tendrá una integración con Facebook Messenger.

Hablando de Messenger, Facebook aseguró que la herramienta hoy es utilizada por más de 1.200 millones de usuarios, una cifra similar a la reportada por Whatsapp (otra aplicación propiedad de Facebook).

La plataforma tiene más de 100.000 bots que les permiten a los usuarios interactuar con negocios, o hacer pagos, sin la necesidad de tener que hablar con una persona. Durante la conferencia, la compañía anunció una nueva sección para descubrir los bots más eficientes para cada persona, así como la inclusión de estas herramientas en los chats grupales.

Los desarrolladores también podrán construir juegos al interior de la plataforma.