Google utiliza una cámara con 1.000 megapixeles para digitalizar arte en alta resolución

La empresa y el Museo de Arte Contemporáneo de Bogotá se unieron para aplicar esta técnica en 59 obras de artistas colombianos, así como para ofrecer una visita al museo en Street View.

El Google Art Project es uno de los de proyectos del Instituto Cultural de la empresa, una iniciativa que busca acercar la cultura y el arte del mundo a una audiencia global a través de internet. El Instituto hoy tiene seis millones de objetos, provenientes de más de 1.000 instituciones culturales de 70 países en todo el mundo.

El espíritu del Art Project es ofrecer una experiencia digital de museos en todo el planeta, pensado para la gran cantidad de personas que no pueden ir hasta el Louvre, en Francia o la Tate Modern, en Inglaterra, entre una larga lista de instituciones que hoy permiten el acceso virtual a parte de su colección, así como visitas a través Google Street View, que es una especie de mapa en tres dimensiones que permite recrear un espacio físico a través de un computador. (La visita en Street View puede hacerse acá)

Este jueves, Google y el Museo de Arte Contemporáneo de Bogotá (MAC) anunciaron la inclusión del MAC en Street View, así como la digitalización de 59 obras de la colección permanente de esta institución utilizando Art Camera, un dispositivo que permite lograr fotografías de 1.000 megapixeles (1 gigapixel), lo que a su vez facilita la visualización con un nivel de detalle sin precedente. (Las obras digitalizadas pueden verse acá)

Art Camera es un dispositivo creado en el Instituto Cultural de Google (el mismo que creó cardboard, los lentes de realidad virtual de la compañía) y que hoy viaja por todo el mundo digitalizando colecciones de arte para ser vistas, en gran resolución, a través de internet. “En el MAC hicimos esta labor hace unos cincos meses y la toma de las fotografías demoró un mes. En Latinoamérica, sólo hemos usado esta tecnología en Brasil y en Colombia”, según Susana Pabón, gerente de comunicaciones de Google en Colombia.

Los museos de Brasil que también emplearon esta tecnología son Museo Afro Brasil, el Centro Cultural Sao Paulo y la Casa Guilherme de Almeida.

Pabón explica que la cámara toma una serie amplia de fotos de cada obra, como una especie de postales, que después se unen para formar un todo en alta resolución. “Este proceso podía demorar días. Con esta tecnología, la digitalización dura entre 15 minutos y una hora”.

Gustavo Ortiz, director del MAC, explica que la selección de las obras que fueron digitalizadas usando esta técnica la hicieron basándose en factores como riqueza de texturas y en la presencia de detalles que no fueran apreciables a simple vista “Nosotros ya teníamos una selección de 100 de las obras más importantes de la colección del museo, que fueron las que incluimos hace tres años cuando entramos a formar parte del Instituto Cultural de Google. Pero para aprovechar esta nueva modalidad quisimos mostrar obras significativas en la historia del arte colombiano que se destacaran en este formato y así poder crear una serie de curadurías a través de temas como la abstracción en Colombia y los rostros, entre otros tópicos. Hoy tenemos cinco de éstas”.

Este tipo de plataformas no sólo permite el acercamiento de una audiencia global al arte de un museo colombiano, sino que también representa una solución logística de primera mano para las tareas de divulgación y educación del MAC, como lo dice Ortiz: “Vamos a emplear mucho esta plataforma para nuestros proyectos educativos, pues no es necesario llevar una obra hasta un salón de clases, sino que se puede mostrar en gran detalle a través de internet”.

Según Pabón, el uso de Art Camera en la región “apenas comienza, pues la tecnología va a llegar a otros países y a otros museos de Colombia”. Aunque no dio nombres precios, Pabón aseguró que Medellín será el próximo lugar en donde se empleará Art Camera en el país.

Parte de las obras del MAC que se pueden encontrar en alta resolución incluyen “Las bañistas” de Luis Caballero, “Supermercado de la séptima” de Santiago Cárdenas, “Formas para copiar la Luna” de David Manzur, “La familia”, de Leopoldo Richter y “Jardín al amanecer” de Cristobal Schlenker.