Software pirata le cuesta al mundo US$114.000 millones al año

Un reciente estudio patrocinado por Microsoft señala que un 64% de los usuarios de software falsificado ha experimentado problemas con sus equipos.

Los efectos de la instalación de software piratas en los equipos de cómputo le cuestan al mundo cada año US$ 114.000 millones en identificación, reparación y recuperación de los archivos dañados por los códigos maliciosos (conocidos como malware), que traen consigo los productos falsificados.

Para el caso solamente de Estados Unidos el costo este año podría ascender a $22.000 millones y se calcula que los consumidores podrían gastar hasta 1.500 millones de horas tratando de solucionar los inconvenientes que genera el malware.

Así lo señala un estudio realizado por la firma consultora IDC y encargado por Microsoft, en el que se advierte que al menos uno de cada tres para los consumidores y tres de cada 10 de las empresas, han visto infectados sus equipos por el uso de productos falsificados

El estudio global analizó 270 sitios web y redes peer-to-peer, 108 software de descarga y 155 CDs o DVDs, y entrevistaron a 2.077 consumidores y 258 directivos de tecnología en Brasil, China, Alemania, India, México, Polonia, Rusia, Tailandia, el Reino Unido y Estados Unidos.

Los investigadores encontraron que el software falsificado no necesariamente viene al momento en que los usuarios compran su computador, sino que en el 45% de los casos éste es bajado por internet.

El estudio encontró que el 64% de las personas que respondieron sabía que los problemas que experimentaban con sus equipos se debían a que habían usado software falsificados.

El 45% de las veces el software pirata había significado bajo rendimiento en el computador y lentitud en los procesos.

El 48% de los encuestados señaló que su mayor preocupación con el uso de software falsificado fue la pérdida de datos.

Entre tanto, el 29% se quejó de que había experimentado problemas con el robo de su identidad, pues se ha detectado que el malware viene siendo utilizado por los delincuentes para aprovecharse de los usuarios de computadoras que no son conscientes del peligro potencial que significan sus datos cuando se descargan formularios y demás en sistemas no seguros.

Lo más preocupante para el estudio es que muchas empresas han emprendido campañas para evitar la compra y utilización de software pirata, el 57% de los trabajadores aceptó que ellos mismo, y sin el consentimiento de los gerentes de tecnología, instalan programas dudosos en sus sitios de trabajo.

De éstos, solamente el 30% reportó no haber experimentado problemas tras esta práctica, pero el restante 65% reportó serios inconvenientes con sus equipos, sin que hayan informado de la causa a los gerentes de tecnología.

La preocupación para los expertos que analizan la falsificación y la piratería en el séptimo congreso mundial del tema que se realiza en Estambul (Turquía) es que conocen el riesgo pero los usuarios siguen comprando productos falsos porque resultan más económicos que los certificados. 

Temas relacionados