Telefonía celular, sin cláusulas de permanencia

La norma se hará efectiva a finales de este año.

La Comisión de Regulación de Comunicaciones reveló este viernes el borrador de una resolución que acaba definitivamente la obligatoriedad de que los usuarios estén atados a la empresa de telefonía por un tiempo determinado.

La norma que será expedida en los próximos días establece que las empresas no podrán obligar a los compradores a firmar contratos de permanencia condicionados muchas veces a la financiación de los aparatos celulares.

Esto también aplicará para los subsidios que dicen ofrecer las compañías en la adquisición de los teléfonos de última tecnología.

De ahora en adelante una cosa serán los contratos de prestación de servicio de telefonía y otra distinta la financiación de los aparatos telefónicos.

Así mismo, busca la Superintendencia que en las facturaciones se discrimine y se diferencie el pago del servicio del pago del teléfono y que ambos planes sean distintos. De esta forma los usuarios sabrán cuánto están pagando y podrán comparar precios con otros operadores.

La norma también determina que los clientes de empresas como Claro, Tigo y Movistar, entre otros, podrán terminar en cualquier momento (previo cumplimiento de sus obligaciones financieras) su contrato sin que haya lugar a sanciones.

Quienes actualmente tengan una cláusula de permanencia podrán pasarse a otro operador siempre y cuando éste asuma la deuda que el usuario tiene con la compañía actual, algo similar a lo que ocurre en el sistema financiero cunado un banco le compra la cartera a otro.

El sistema de portabilidad numérica, vigente hoy en día, no tendrá ninguna afectación con esta norma y el usuario podrá levarse su número a un nuevo operador, siempre y cuando haya pagado la totalidad de sus deudas o cuando su nuevo operador haya decidido comprar la cartera.