Uriel Ortiz Soto 17 Sep 2010 - 9:53 pm

Comunidad y Desarrollo

Decálogo de la Amistad

Uriel Ortiz Soto

Al otro lado de nuestra personalidad, existe un jardín donde se cultivan las más hermosas flores, que con el amanecer y el anochecer de cada día, reclaman candorosamente, se les cultive con todos los mimos y cuidados...

Por: Uriel Ortiz Soto
  • 28Compartido
    http://www.elespectador.com/uriel-ortiz-soto/decalogo-de-amistad-columna-224934
    http://www.elespectador.com/uriel-ortiz-soto/decalogo-de-amistad-columna-224934
  • 0
insertar

Al otro lado de nuestra personalidad, existe un jardín donde se cultivan las más hermosas flores, que con el amanecer y el anochecer de cada día, reclaman candorosamente, se les cultive con todos los mimos y cuidados, para no ir a lesionar sus delicados pétalos y de paso destruir la esencia más preciada de la cual las dotó el Supremo Creador: los deliciosos aromas que se esparcen a nuestro alrededor.

En ese hermoso jardín reposan los siete decálogos o semillas para construir una amistad sincera y verdadera, pero, para sembrarlos con acierto y esperanza, hay que darles prioridad en el tiempo y en el espacio. Sin pretender ser jardinero de la amistad, voy a definir según mi concepto desde la óptica de Comunidad y Desarrollo, cada uno de ellos. Así sabremos, que una amistad bien cultivada, es el don más sublime para todo ser humano, y para toda sociedad que se siente bien construida sobre los cimientos de respeto, principios y valores. Sin ella, la vida se torna monótona y sin sentido, veamos:

1º- Sinceridad: Para empezar a construirla, hay que hacerlo sobre los escenarios de la sinceridad. Es este el principal cimiento para que sea estable y duradera. Si el individuo no se presenta tal cual es, y guarda es su interior apariencias y rezagos de personalidad, le pasa lo mismo que cuando se depositan semillas sobre terrenos áridos, o se construye un edificio sobre falsos cimientos. Para que ella, sea perdurable y fructífera, es indispensable presentarnos tal cual somos, con nuestros atributos, defectos y debilidades.

2º- Tolerancia: una vez se tenga comprobada la sinceridad de la persona, se entra a un espacio que es más llevadero, el de la tolerancia. Partiendo desde el punto de vista de que todos somos humanos, y como tal cometemos nuestros propios errores, que pueden ser corregidos con sinceridad por las personas que nos rodean y nos han brindado su amistad, debemos considerarlo uno de los eslabones que la sostienen.

3º-Comprensión: dentro de los parámetros de la Sinceridad y la Tolerancia, se presenta el decálogo de la comprensión. Cuando nuestros amigos presentan estados de depresión y desánimo, sencillamente hay que dialogar con ellos, para poderles brindar la ayuda adecuada que requieran de acuerdo a las circunstancias de sus problemas. No existe mayor falla humana que ignorar los laberintos por los que atraviesan nuestras amistades en los momentos más difíciles de sus vidas.

4º- Justicia: el vocablo justicia, dentro del decálogo de la amistad, puede sonar demagógico, sin embargo, hay que aplicarlo en los momentos, cuando, en los escenarios de la amistad, aparecen situaciones de conflicto, por divergencia de caracteres o situaciones de orden económico, social, cultural, religiosos, o estados emocionales, derivados la mayoría de las veces de situaciones difíciles o conflictivas.

5º- Igualdad: siempre he sostenido, que como seres humanos, nunca debemos ubicarnos: ni por encima, ni por debajo de nadie. El nivel social de las personas los da su propio comportamiento. Esla lucha constante y permanente para manejar nuestros propios actos. Nuestra meta, debe ser un constante campanario para anunciar a quienes nos rodean los triunfos y dificultades.

6º- Cariño: la amistad debe ser cariñosa, pero, al mismo tiempo respetuosa. Jamás autoritaria, porque lesionan gravemente a quienes perciben de un amigo en un momento dado, por las vueltas que da la vida, una orden autoritaria. Una cosa es la: admiración y el respecto y otra el autoritarismo.

7º- Solidaridad: la amistad solidaria, puede ser personal o colectiva. Lo es entre personas, entre familias, entre los pueblos, entre las comunidades y entre los gobernantes.

No olvidemos que la violencia y la indiferencia, son el lenguaje de la ignorancia. Cuando el ser humano se encuentra solo, sin que nadie lo escuche o lo ayude en sus problemas, pero, también sin que nadie aconseje en sus triunfos flaquezas y debilidades, se torna huidizo, se vuelve huraño, y finalmente neurasténico. Fácilmente puede convertirse en persona bipolar y finalmente llegar al suicidio.

Este ramillete, decálogo de la amistad, lo debemos ofrecer constante y permanentemente a todos los que nos rodean, viven y luchan por una sociedad mejor e igualitaria, de oportunidades para todos.

[email protected]
[email protected]

inserte esta nota en su página
  • 0
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Lo más compartido

Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Publicidad
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio