Por cada carro nuevo en Colombia se hacen tres traspasos

El reinado del carro usado

Se calcula que este año se revenderán más de 800 mil vehículos. Para los fabricantes, el crecimiento de este mercado es una oportunidad de expandir sus negocios y atraer a nuevos compradores.

La venta de carros usados en el país da cuenta de la situación que atraviesa el sector en la actualidad. Fenalco, la Cámara de la Industria Automotriz de la Andi y la Asociación Colombiana de Vehículos Automotores (Andemos) coinciden en que la mayoría de compradores colombianos prefieren un auto de segunda a uno nuevo.

Según estas entidades, por cada vehículo 0 kilómetros comprado en el país en 2016, se hicieron aproximadamente tres traspasos. 782.318 carros cambiaron de dueño, mientras que sólo 253.698 salieron a rodar por primera vez a las calles, según Andemos. La Asociación agrega que el mercado de los usados se mantiene al alza, con un crecimiento del 15,2 % con respecto a 2015.

Oliverio García, presidente de Andemos, explica que esto se debe al “incremento de los precios de los vehículos nuevos por el alza del dólar”. Eduardo Visbal, vicepresidente de Fenalco, advierte que estas cifras son muestra del tipo de consumo al que les están apuntando los colombianos, que funciona como una especie de cadena: “Cuando alguien compra un carro nuevo vende el usado en que se movilizaba, y el que compra ese usado vende otro usado que tenía”. También asegura que esta dinámica “ha afectado el mercado de los nuevos”.

Alejandro Jaramillo, gerente de ventas de Chevrolet, la marca que más usados vendió el año pasado con 222.654 unidades, comenta que la situación “ha impactado sobre todo a los modelos pequeños, ya que los usados con menos de cinco años fueron comprados a un dólar menor, lo que hace que el cliente encuentre carros de una gama superior a precios de una gama inferior”.

Sin embargo, la marca del corbatín, que además tiene siete de sus modelos entre los primeros diez usados más comercializados, ve una oportunidad en este escenario “para captar a clientes que venden o compran usados en nuestra red de concesionarios. Allí se les ofrecen los servicios posventa y, posteriormente, podemos cautivarlos para que compren un 0 km”, apunta Jaramillo, quien agrega que por la demanda que tiene la marca en el país es muy fácil revender sus vehículos.

Mazda es otro fabricante que parece ver la situación con buenos ojos. “Aunque nuestro foco no se centra en este mercado, nos fortalece que nuestros carros usados lideren las ventas. Esto demuestra la calidad de nuestros productos y el reconocimiento que los colombianos han dado”, señalan los voceros de la tercera marca más revendida en el país.

Resulta positivo que los fabricantes no asuman el crecimiento de este mercado como una amenaza, ya que, según las proyecciones de Andemos, seguirá creciendo. Para 2017 se esperan más de 800.000 traspasos, una cifra que en palabras de García “no es mala, es un resultado de la interesante dinámica del mercado”.