Hablemos de Fórmula 1

En muchas ocasiones es mejor hablar de automovilismo que de fútbol, más aún cuando hay campeonatos luego de varios años. En el deporte más popular del mundo sólo se habla de robos y agresiones en las barras, una lástima.

AFP

Cómo no estar feliz cuando la hegemonía Mercedes se ve atacada. Cómo no estar feliz después de ver que lo de Ferrari en Australia no fue una coincidencia. Alcancé a pensarlo luego del triunfo de Hamilton en China y las tremendas vueltas rápidas de los Mercedes en la clasificación de Baréin. 

Ojo, no soy seguidor de Ferrari, sólo me alegra ver que hay competencia. Es verdad que el auto de los de Brackley se ve más rápido, más potente. Sin embargo, la escudería italiana muestra que la estrategia puede ser más importante.

Los de Maranello tienen un monoplaza fiable y muy veloz, tanto así que es capaz de medirse de tú a tú con el Mercedes de Hamilton y Bottas. Agreguémosle a eso una excelente estrategia por parte de los ingenieros. ¡Podría ser una mezcla perfecta!
Además de que hay competitividad en esta temporada 2017, hay noticias que alegran. Me da felicidad que Alonso corra las 500 millas de Indianápolis. Un campeón no puede quedarse sin la oportunidad de triunfar en este año. McLaren no da pie con bola. Tercer fin de semana y tercera vez que sus pilotos no terminan la carrera por problemas en la unidad de potencia. 

El asturiano tiene la razón. Cambiar Mónaco por el mercado estadounidense no está mal. Tal vez triunfe o tal vez no. Lo importante es que se le da la oportunidad porque en la Fórmula 1 no logrará nada con este carro. Recordemos que Honda en la Indy sí es el gigante asiático.

Hablemos de temas que produzcan felicidad. Ferrari, Mercedes, Alonso y muchos otros. Hablemos de deporte sin pensar en los malos episodios. Hablemos de Fórmula 1. 

* Periodista deportivo, canal F1 Latinoamérica.