Zero Car Wash y Prontowash

La ciencia de lavar sin agua

A través de biopolímeros que encapsulan el polvo y de un sistema por aspersión, dos empresas ofrecen un servicio innovador y sostenible, que busca contrarrestar el desperdicio de los lavaderos tradicionales, que pueden gastar hasta 120 mil litros de agua al mes.

En un país donde se desperdicia el 43 % del agua potable, según el Departamento Nacional de Planeación (DNP), usar un promedio de 150 litros de este líquido para lavar un carro es excesivo. Por eso empresas como Zero Car Wash y Prontowash desarrollaron una alternativa más amigable con el ambiente y les ofrecen a los usuarios la posibilidad de mantener su carro limpio usando muy poco o, incluso, ni una gota de este recurso.

Zero Car Wash nació del proyecto de grado de Francisco Gutiérrez, cuando cursaba un MBA en Bogotá, sobre una tecnología que permitía cuidar el exterior de los vehículos por medio de biopolímeros que encapsulan el polvo. Un mes después de haber sustentado el trabajo ya estaba ofreciendo el servicio.

La mayoría de sus primeros clientes eran compañeros de la maestría, amigos y familiares, pero gracias al voz a voz el negocio creció. Gutiérrez explica que el proceso de lavado en Zero Car Wash permite limpiar, brillar y proteger la pintura de los vehículos a través de estos biopolímeros biológicos sin gastar agua. Al final, el usuario se lleva su carro limpio y semipolichado.

Al ahorro de agua se suma que el servicio es a domicilio. La intención, explica Gutiérrez, es por un lado facilitarles la vida a los conductores para que no tengan que desplazarse y ahorren tiempo y combustible, y por el otro, aportar al cuidado del medioambiente, pues un carro produce entre dos y tres kilos de dióxido de carbono (CO2) por cada diez kilómetros recorridos.

A pesar de que algunas personas todavía son escépticas y creen que esta tecnología puede dañar su vehículo, la idea ha tenido acogida y en algo más de seis meses ya se han atendido más de 200 clientes.

Prontowash, una empresa argentina que aterrizó en Colombia en 2004, también le apostó a un servicio de lavado que ahorrara agua, pues los negocios tradicionales gastan hasta 120 mil litros de este líquido cada mes. Su fórmula consiste en limpiar cada carro usando uno o máximo dos litros de agua.

Para lograrlo utiliza un sistema de aspersión a baja presión, además de paños especiales que no sólo retiran el agua, sino la suciedad adherida al automóvil. En los más de 70 puntos de atención de Prontowash en Colombia, ubicados en centros comerciales, hospitales, instituciones educativas, parqueaderos públicos y otros establecimientos, se lavan más de 45.000 carros cada mes.