Publicidad
Bebé 5 Mayo 2013 - 1:25 pm

Mi Bebé

Matrimonios a prueba de bebés

Cuando por primera vez un hijo llega a casa, es momento de que la pareja enfrente uno de sus retos más duros. Siga estos consejos.

Por: Elespectador.com
  • 0Compartido
    http://www.elespectador.com/vivir/bebe/articulo-420264-matrimonios-prueba-de-bebes
    http://tinyurl.com/c6ofody
  • 0

“La llegada del bebé al hogar traerá un desacomodo significativo, la sexualidad cambiará, el tiempo de la familia y los compromisos sociales se transformarán, la intimidad va a variar”, explica el terapeuta de familia William Díaz, quien asegura que, con la aparición de un hijo, el plano conyugal de la pareja empezará a ser suplido por el plano parental, “la pareja ya no estará necesariamente en el primer plano”.

Por eso, lo ideal es que la pareja se dé tiempo de disfrutar el escenario conyugal, se conozca bien, establezca el sistema de creencias, la escala de valores, los límites y los acuerdos. “Hay varias etapas durante el ciclo conyugal. La etapa del encantamiento en donde se suceden todas las conexiones y los descubrimientos, que suele durar hasta los tres años de matrimonio. Luego llega el ciclo de etapa de realidad, se empiezan a ver los defectos y las parejas se empiezan a plantear si eso es lo que quieren en su vida, sienten que empiezan a pasar a la siguiente etapa que es un amor maduro en donde se dicen: sé que hay mejores parejas posibles que tú, pero aun así me decido quedar aquí y trabajar por esto”, explica el experto, quien sugiere que la decisión de tener hijos se debe tener ya a las puertas de este amor más maduro, y si, por el contrario, en esa fase las dudas se acrecientan y sienten que el proyecto se desvanece, es mejor descartarlo por el momento.

Así, todo el trabajo entre la pareja durante el ciclo conyugal será determinante para poder ser verdaderos compañeros y cómplices en la tarea de ser padres. Cuando los dos coinciden en la necesidad de volver el vínculo, con ese nuevo tercero que ha llegado a casa, en lo más importante, será más fácil lidiar con los cambios y el niño se integrará mejor a la familia. “La entrada de un hijo a la familia propondrá nuevos retos, por eso la pareja no puede perder ninguna oportunidad para vincularse con ese bebé, repartiendo las tareas y acompañándose en su cuidado. En las horas de sueño y alimentación se creará un nuevo engranaje, así se irán dando cuenta de que un hijo te vuelve más paciente, te exige ir a ritmos distintos, a pensar en otros elementos y proponer nuevas prioridades”, concluye William Díaz. 

  • 0
  • Enviar
  • Imprimir
0
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio