En el mundo se incrementa 10 % cada año

Crece el turismo LGBTI en México

Cancún, Ciudad de México, Guadalajara y Puerto Vallarta son los favoritos. Descubra por qué.

La comunidad LGBTI se inclina por Ciudad de México, debido a su ambiente de contrastes. El Palacio de Bellas Artes sigue siendo uno de los grandes atractivos. iStock

El turismo enfocado en la población LGBTI está tomando cada vez más fuerza en el mundo. Se empezó a hablar de él hacia 1984 en San Francisco y actualmente, de acuerdo con cifras de la Organización Mundial del Turismo (OMT), los destinos dirigidos a esta comunidad movilizan más de 180 millones de turistas al año y dejan divisas cercanas a los US$185 mil millones anuales.

Europa ha sido por años el continente más friendly, sin embargo, el crecimiento acelerado de este segmento ha llevado a que cada vez más países se interesen por ampliar su oferta. En Latinoamérica los que más se destacan son Argentina, Brasil y, últimamente, México, que aunque empezó apenas hace algo más de cuatro años, ya se ha convertido en uno de los favoritos.

Según la Secretaría de Turismo (Sectur), en 2016 el país azteca atrajo cerca de 2,9 millones de viajeros LGBTI, quienes tuvieron una estancia promedio de cuatro noches en temporadas bajas y dejaron divisas por US$765 por persona. Lo que se traduce en un 60 % más de lo que los viajeros internacionales desembolsan. En el mundo este turismo crece 10 % cada año y en México se expande principalmente por Cancún, Ciudad de México, Guadalajara, Morelos, Puerto Vallarta y la Riviera Maya.

En Cancún, por ejemplo, su atmósfera tropical, hoteles de primera y la hospitalidad han logrado, incluso, que se convierta en sede de importantes eventos de la comunidad gay. En Ciudad de México la explicación estaría más relacionada con su ambiente de contrastes: templos barrocos al lado de cantinas, restaurantes de cinco estrellas que comparten la cuadra con puestos de tacos, elegantes escenarios en donde hacer alarde de la moda yuxtapuestos con colonias bohemias.

Quienes prefieren el descanso y la diversión pueden elegir entre Morelos y sus espectaculares jardines, spas y hoteles boutique que logran desconectar a cualquiera del mundo exterior y sumergirlo en un universo de confort; o Puerto Vallarta, que por años ha sido el destino con mayor tradición en este segmento. Sus imperdibles son el Festival Vallarta Pride, la famosa playa gay Los Muertos y los cafés, restaurantes, tiendas y galerías.

“La demanda de esta comunidad es variada. Las chicas en la mayoría de los casos eligen lugares de naturaleza, espacios al aire libre donde se sienten más relajadas; por su parte, los hombres buscan más refinamiento, comodidad y shopping, y los transgénero van más hacia el turismo de salud y realizan los viajes un poco más costosos”, explica Mauricio Ramírez, tour operador de turismo LGBTI y uno de los asistentes al Tianguis Turístico 2017.

Ramírez cuenta que la edición pasada de este evento fue la primera vez en 41 años que este segmento del mercado contó con un estand, un hecho simbólico que se suma a los planes de la Secretaría de Turismo de continuar con los ejercicios de comercialización y la inclusión de viajes familiares LGBTI para seguirle apostando a este turismo que sólo localmente podría llegarles a 8,5 millones de personas.