Publicidad
Buen Viaje VIP 15 Mar 2013 - 1:00 pm

Crónica de la vida nocturna en la capital alemana

De rumba en Berlín

Las noches revelan tanto del carácter de la ciudad como los museos. Hay que dejar de lado los prejuicios y sólo disfrutar.

Por: María Marulanda / Especial para El Espectador
  • 37Compartido
    http://www.elespectador.com/vivir/buen-viaje-vip/de-rumba-berlin-articulo-409980
    http://tinyurl.com/bf5lxf4
  • 0
insertar
En Berlín una corbata levanta más suspicacias que un desnudo y el viernes puede ser cualquier día de la semana. /123rf

La capital alemana es en muchos sentidos la oveja negra de la familia. Creativa, espontánea, impuntual y rebelde. Para un gran número de alemanes Berlín es aquel amigo soñador que sólo despierta cuando necesita ayuda. Con su espíritu anarquista y un costo de vida relativamente bajo, se ha convertido en refugio de artistas y emprendedores que, armados de un MacBook, instalan su oficina en cualquier café.

Kreuzberg, hogar de músicos, poetas e inmigrantes, es el distrito de la rumba. Las calles que se desprenden de Kottbusser Tor —la estación de metro donde los jóvenes se dan cita para empezar la noche— están plagadas de bares y restaurantes que exhiben con orgullo aquellos bloques de carne giratoria que alimentan a los rumberos antes y después de la fiesta.

Allí se encuentran lugares legendarios como SO 36, el primer bar punk de Berlín, frecuentado en su época por David Bowie e Iggy Pop, y buenas recomendaciones como Luzia. También Watergate, con su prodigiosa vista al río, es un paraíso para los aficionados al tecno y el house.

Sin embargo, para una experiencia más auténtica, conviene dirigirse a Neukölln, el niño problema que lentamente se posesiona como el barrio de moda. Desplazados por el creciente precio de los alquileres en Kreuzberg, los estudiantes han ido colonizando las calles de este distrito —conocido por sus altos índices de violencia y vandalismo— y se han traído consigo los bares. Los mejores son los más inesperados. Aquellos que nada aparentan porque nada pretenden: Berlín en su máxima expresión.

Lo único inusual en Tier, un favorito entre los locales, es un calendario que marca el tiempo restante para el fin del mundo. Una luz tenue, paredes agrietadas y los mismos muebles que se ven los domingos en el mercado de pulgas dan a estos lugares un encanto no intencional.

Cerca de la Estación del Este se encuentra Berghain, la meca para los amantes de la electrónica. Ubicado en lo que antes era una planta de energía, el club ahora vibra al ritmo de 1.500 cuerpos que se desdoblan con el sonido de unos bajos capaces de inundar los 18 metros que separan el techo de la pista. No obstante, el ingreso no es cosa fácil. Las filas pueden durar horas y el portero es exigente.

Sin embargo, aquí la cuestión no es de tacones y blazer. Todo lo contrario: entre más zarrapastrosa la pinta, mejores las posibilidades. Esta es, en términos generales, la regla en la ciudad, donde una corbata levanta más suspicacia que un desnudo.

Para aquellos que de antemano deciden renunciar a Berghain, una buena opción en la cercanía es el Salon zur Wilden Renate. Este lugar, que según los estudiantes de arte que lo frecuentan parece “la casa de tu abuela después de un ácido”, también recibe a los mejores DJ. La modesta popularidad de Renate no impide hacer la misma recomendación que en el caso de Berghain: para asegurar la entrada lo mejor es aparecerse un domingo en la mañana. Cuando de rumba se trata, en Berlín el día se confunde con la noche y viernes es cualquier día de la semana.

Ahora, para aquellos que prefieren mantenerse cerca de los principales monumentos históricos está Weekend, el famoso club que ocupa tres pisos de un edificio soviético cercano a la mítica Alexanderplatz. El piso 12 ofrece una impresionante vista panorámica de la ciudad. El 15, en contraste, es una caja negra con luces LED y la terraza en el último piso es el lugar perfecto para los días de verano. La lista de DJ invitados incluye a Richie Hawtin, Felix da Housecat, Moby y Fatboy Slim.

Finalmente, Berlín, ciudad de contrastes, también tiene su Upper East Side, sólo que en el centro. En Mitte están los hoteles de lujo, los restaurantes con estrella Michelin, Newton, el bar del fotógrafo, y Cookies. Tras 15 años de peregrinaje este emblemático club decidió instalarse en Friedrichstrasse, un boulevard igualmente emblemático que conecta el centro con el distrito de Kreuzberg. En Cookies el recinto central está reservado para los amantes del disco y el underground house, mientras que en el más pequeño se oye de todo, desde indie hasta hip hop.

La capital alemana ha sido endiosada, destruida, dividida y vuelta a unir. Con esta historia, que lleva a flor de piel, Berlín se ha ganado el derecho a imponer sus reglas o, al menos, a ignorar las ajenas. La rumba en esta ciudad revela tanto de su carácter como sus museos. Por eso vale la pena dejar de lado cualquier prejuicio y entregarse a la noche que, entonces, puede no terminar.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 4
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

Lo más compartido

  • La 'Supervenus', el video contra los estereotipos de belleza
  • La capa de ozono comienza a recuperarse
4
Opiniones

Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado.
Regístrese o ingrese aquí

Opciones de visualización de opiniones

Seleccione la forma que prefiera para mostrar las opiniones y haga clic en «Guardar» para activar los cambios.
Opinión por:

Kautsky

Sab, 06/22/2013 - 08:15
Maria!! Excelente articulo. Definitivamente tuviste la sabiduría de ver a Berlin con los ojos bien abiertos. Tu escritura y criterio en el articulo son de resaltar, y apesar de pasar poco tiempo pudiste captar mucho. Me hubiera gustado leer un poco sobre la manera en la que la ciudad se resiste a la globalización pués es un aspecto fuerte.
Opinión por:

frenteroincansable

Lun, 03/18/2013 - 11:08
María se le olvidó mencionar la Habana, qué raro!
Opinión por:

frenteroincansable

Lun, 03/18/2013 - 11:08
María vino de rumba y se metió en los antros! ni se les ocurra ir por allá, salen atracados por los turcos y los eslavos! Berlín es completamente diferente a lo que vió esta vieja en par días de rumba baja y barata!, se nota que tiene unas amistades bien proletas!
Opinión por:

felipefelipe

Vie, 03/15/2013 - 13:39
Esta ciudad está siendo vilipendiada por una élite internacional, poco política, que se comunica en un inglés feo y que le sobra el dinero para ir por el mundo de rumba en rumba. ¿Por qué, señora Marulanda, no habla de los problemas de gentrificación, de exclusión, que soporta esta triste metrópolis? ¿No se ha preguntado qué hace que sea tan barato hacer fiesta? Vengan, compatriotas, aqui les tenemos una gran fiesta, con Djs de todo el planeta, con la bajeza de las bajezas, olviden la historia cultural de esta ciudad, atropéllenla, déjense guiar por la calidad de este periódico, salgan del mugroso pueblo de donde nacieron, vengan, sí: esto es el centro del Mundo! Asi es, asi se imaginaron a Alemania!
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio