Publicidad
Buen Viaje VIP 24 Abr 2013 - 10:22 am

Ciudades subterráneas

Vida de topos

Australia, China y Turquía son algunos destinos donde los turistas pueden vivir una experiencia bajo tierra. Hoteles ocultos y antiguos refugios, en los que los rayos del sol no entran, lo harán sentir en otro mundo.

Por: Redacción Buen Viaje
  • 17Compartido
    http://www.elespectador.com/vivir/buen-viaje-vip/vida-de-topos-articulo-418018
    http://tinyurl.com/ajlarny
  • 0
Capadocia, en Turquía, tiene treinta y siete ciudades bajo tierra. La más profunda es Derinkuyu. / 123 rf

El número de construcciones subterráneas es desconocido. Lo cierto es que se descubren cada vez más en diferentes continentes y se abre el interrogante sobre qué esconden sus pasados. El misterio y la aventura atrapan a los turistas que llegan a estos sitios para ser testigos de la preservación de las estructuras en piedra, que tienen cientos y tal vez miles de años.

En su mayoría, las edificaciones fueron construidas para protegerse de posibles ataques invasores. Como un escondite surgieron en la Antigüedad y la Edad Media, y ahora son algunos de los destinos turísticos más visitados. Tal es el caso de China, donde Mao Tse Tung, quien gobernaba en 1960, construyó una ciudad 18 metros por debajo de las calles de Pekín, motivado por el temor a un ataque nuclear por parte de su principal enemigo durante la Guerra Fría, Estados Unidos.

La ciudad, de 85 kilómetros, albergaría a los más de seis millones de habitantes que en ese entonces tenía la capital China. Sin embargo, una década después se cerrarían sus puertas ante la ausencia de una verdadera bomba. La iniciativa impulsada por el miedo y parte de una estrategia militar dejó dormitorios, depósitos de alimentos, escuelas, salas de cine y hasta hospitales, que con el tiempo se fueron deteriorando. Las noventa entradas, ocultas en tiendas pequeñas y algunas casas, volvieron a abrirse en el 2000, y desde entonces miles de turistas recorren los túneles para evocar el pasado.

Mientras que en China apenas se construían estos pasajes secretos, en Turquía, en 1963, la simple remodelación de una casa condujo al descubrimiento de una ciudad bajo tierra.

En una vivienda de Derinkuyu, región de Capadocia, declarada por la Unesco Patrimonio de la Humanidad, los escombros de un muro derribado no cayeron rápidamente al suelo sino que recorrieron 85 metros en el vacío. El asombroso hallazgo despertó la curiosidad de antropólogos e historiados que intentaron definir cómo fue creada la ciudad bajo tierra y con qué propósitos. Algunos especulan que los hititas la construyeron para sus tradiciones religiosas, y otros dicen que el profeta Yima la hizo para proteger a las criaturas de una glaciación global.

Sin embargo, el misterio continúa y no hay certeza sobre el origen de la construcción. Lo cierto es que tiene una capacidad para 25.000 personas y posee centros religiosos, almacenes, comedores, cocinas, una escuela y un bar. Pero Derinkuyu es tan sólo una de las 37 ciudades ocultas en Capadocia.

En Australia, a más de dos kilómetros de Sídney, la mitad de la población vive en casas subterráneas. La ciudad de Coober Pedy, considerada la capital del ópalo por la abundancia de esta piedra preciosa, puede parecer a primera vista una zona solitaria por el terreno desértico y rojizo. Una impresión que se desvanece al descender varios metros para encontrar iglesias, casas y restaurantes que le devuelven el color al lugar. Incluso el único hotel bajo tierra del mundo está en este sitio. Dormir en algunas de esas habitaciones resultado de las excavaciones iniciales de mineros que buscaban ópalo, puede costar aproximadamente 120 euros. Una estadía que ayudará a soportar los 48 °C de temperatura del exterior.

  • 0
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • Editorial Jul 31 - 11:19 pm

    Cuerda floja

  • “Podemos buscar alianzas con el Centro Democrático para la paz”: Juan Fernando Cristo

Lo más compartido

  • Este jueves habrá jornada de reclutamiento en todo el país
  • Hallan nueva especie silvestre en cerros orientales de Bogotá
  • "En mi nombre no, por favor"
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio