Publicidad
Ellas 4 Jul 2013 - 11:22 am

De mujeres y Demonios

¿Elegancia y distinción?

Dos palabras constantemente asociadas a lemas publicitarios de comerciales anunciando productos que por lo general carecen de lo que ellas significan.

Por: Margarita Rosa de Francisco
  • 12Compartido
    http://www.elespectador.com/vivir/ellas/elegancia-y-distincion-articulo-407185
    http://tinyurl.com/qz64z26
  • 0
insertar

Me imagino a sus creativos eligiéndolas con la infantil convicción de que con sólo imponerlas en una frase vendedora la cualidad del objeto eleva su estatus mágicamente.?

Las palabras adquieren magia cuando se las llena de sentido o de sentidos, y esto pasa cuando sustentan contenidos auténticos. El concepto de elegancia está lleno de abstracciones confusas, hoy en día se le adjudica superficialmente a cualquier cosa y esa circunstancia me puso a pensar sobre la elegancia como virtud. ¿Qué es la elegancia? Qué hace elegante a una persona, un sitio, un vestido o una pieza musical? ?

Para mí la elegancia es ante todo una condición del espíritu, una especie de talento que se termina manifestando en todas las formas humanas de expresión cuya base es la sencillez. Este primer componente ha sido vilmente reemplazado por el lujo y la ostentación que con tanta vehemencia tratan de vender los comerciantes de esta cultura grandilocuente acostumbrada a inflarlo todo.?

¿Por qué es elegante una persona? Si la nuez está en el espíritu se podría decir que la elegancia de una personalidad radicaría en la honda comunión estética de esa alma con lo delicado, con lo sutil. Una persona elegante es esencialmente majestuosa.?

Será siempre más elegante la persona que escucha que la que habla demasiado. La elegancia del espíritu tiene también que ver con el respeto por lo que otros tienen que decir. Será siempre más elegante el que no invade el espacio privado del otro, el que está consciente de sus límites, el que prefiere lo prudente. Será elegante aquel que no necesite gritar para ser escuchado, será aquel que sienta devoción por el significado de las palabras y se sirva de ellas para explicarse simple y claramente. La bulla jamás será elegante. Tampoco lo obvio, ni lo rimbombante. Será elegante aquel que tenga un sentido del humor refinado mas no el cuentachiste ansioso por provocar la risa, ni tampoco el que se carcajea estridentemente para demostrar que es más feliz. Será elegante el que jamás siente la necesidad de burlarse de otro ni de engañar, el que admite su equivocación, el que pide perdón con nobleza. No es elegante el exceso, ni la avaricia, ni las ganas de hacerse notar. ?

Una persona elegante se mueve con fluidez y sin brusquedades, sin esfuerzos por parecerlo. Hay quienes lo son y no lo saben. Una persona elegante jamás dirá “soy elegante“. La elegancia es lo más parecido a un don.?

Una vestimenta elegante jamás incluirá demasiados adornos ni accesorios. No obstante, solo aquellos que tienen un altísimo sentido de la estética pueden salirse con la suya en una propuesta recargada o estrafalaria, con seguridad hecha a propósito y con total consciencia de todos los elementos que la conforman. Un look elegante es siempre natural y desprevenido, lineal, contundente en su simplicidad. “Menos es más” constituye el primer mandamiento de la elegancia y es aplicable para todo. El excesivo maquillaje jamás será elegante.?

Un sitio decorado elegantemente tiende a la sobriedad y a crear la sensación de quietud. Con esto no quiero decir aburrido, la elegancia es original, es una gracia, y eso siempre ofrece sorpresas. No siempre lo lujoso es elegante, la dignidad siempre lo será. La elegancia no es pretenciosa ni arrogante, es traslúcida, trasciende toda intención de presumir de nada, pero su efecto es solemne e irrebatible. ?

En la cocina, la elegancia es la única que permite combinar con donaire muchos ingredientes de forma equilibrada, porque la elegancia es equilibrio. Nuestra adorable bandeja paisa, por ejemplo, la tiene difícil como receta elegante, pero no creo que serlo sea la intención de ese plato.?

Así continuaríamos con todos los modos que tienen las personas de traducirse a sí mismas, los cuales son innumerables e implacables reveladores del espíritu. Sin embargo, admito que la elegancia es una cuestión estética, y es posible desde luego, que un ladrón cuya ética es zarrapastrosa por principio vista con elegancia su cuello blanco. Pero dada la complejidad de casos como ese y la falta de espacio para seguir reflexionando, prefiero eludir el tema elegantemente.

inserte esta nota en su página
  • 0
  • 6
  • Enviar
  • Imprimir

Última hora

  • James Rodríguez anotó en la goleada del Real Madrid sobre el Basilea
  • Leonardo DiCaprio es el nuevo Mensajero de la Paz de la ONU

Lo más compartido

  • Colombiano presentó una de las mejores tesis de maestría del mundo
  • Bogotá Sep 7 - 11:28 am

    Las pruebas de Sergio

    Las pruebas de Sergio
  • El conmovedor abrazo de una leona a su antiguo cuidador
Publicidad

Suscripciones impreso

362

ejemplares

$312.000 POR UN AÑO
Publicidad
Ver versión Móvil
Ver versión de escritorio