La fortaleza del sabor

Los pescados grasos como el salmón aguantan muchas preparaciones, incluso en conjunto con otros sabores fuertes.

Óscar Pérez - El Espectador.

De hecho, existe una receta de la gastronomía clásica francesa que consiste en cocinar este tipo de pescados en vino tinto, lo cual sería un despropósito en el caso de pesca blanca. Esta semana vamos a preparar un buen salmón (o trucha del altiplano) con una salsa cremosa de queso azul, que le va bastante bien. Una recomendación es siempre asarlo por el lado de la piel con el fin de que ésta quede tostada y deliciosa como un chicharrón, y que durante el proceso de cocción vaya aportando a la carne sus aceites naturales. Este pescado se puede acompañar con unas verduras salteadas.

SALMÓN CON QUESO AZUL Y ALMENDRAS

INGREDIENTES
(Para 4 personas)
4 filetes de salmón de 200 gramos cada uno, con la piel
1/2 vaso de vino blanco
1/2 taza de crema de leche
2 cucharadas de queso azul
Sal y pimienta negra
Almendras tostadas fileteadas

PREPARACIÓN
Sazone el salmón con sal y pimienta, úntelo con un poquito de aceite de oliva y áselo en una parrilla o una plancha, primero por el lado de la piel hasta conseguir que esta se tueste. Aparte, en una olla reduzca a la mitad el vino blanco, luego agregue la crema de leche y deje hervir. Añada el queso azul, sazone con sal y pimienta negra y revuelva bien hasta obtener una textura suave y cremosa. Sirva el pescado bañando con la salsa y decore con las almendras tostadas.

hsasson28@hotmail.com / www.harrysasson.com