Pintados de verde

El pasado viernes 17 de marzo el color verde engalanó grandes y pequeñas ciudades del mundo donde la cultura irlandesa ha dejado huella.

Desfiles pomposos, alegres y sesudas temporadas musicales, impactantes festivales de cine y recitales de poesía, reveladoras exposiciones de arte y muchas celebraciones callejeras.

Todo ello en honor a Saint Patrick, santo patrón de Irlanda, nacido en 385 y fallecido en 461, en una época donde los religiosos batallaban duramente para defender y expandir el cristianismo.

Para conmemorar su St. Patricks’s Day, los irlandeses –y ahora ciudadanos de otras nacionalidades– protagonizan emotivos encuentros hasta caer agotados y felices.

Por supuesto, en Colombia no han faltado los brindis por esa tierra color esmeralda, que tantos y prodigiosos talentos ha entregado a nuestra civilización.

Literatos clásicos como George Bernard Shaw, Oscar Wilde, James Joyce, Samuel Beckett y Iris Murdoch han inspirado el talento y la pluma de las nuevas generaciones. Pintores como Francis Bacon y Louis le Brocquy han roto los paradigmas del arte. Cantautores como Bono y actores como Pierce Brosman, Colin Farrell, Mel Gibson y Liam Neeson han hecho gala de un talento innato que cruza transversalmente mentes y fronteras. Todo esto para no entrar en la música, la arquitectura, la cocina, la comedia, la ciencia y la tecnología y el deporte.

Un ingrediente clave en las celebraciones de St. Patrick’s Day es la modesta, pero reconocida baraja de bebidas de origen irlandés.

Es clave, entonces, empezar por el whisky o “whiskey”, como irlandeses y estadounidenses han preferido deletrear este clásico destilado de granos.

Cabe anotar que los irlandeses parecen haber sido los primeros destiladores en las islas británicas.

En el siglo XIX, el whiskey irlandés llegó, incluso, a competir con el todopoderoso whisky escocés. Pero a diferencia de éste, el irlandés no logró mantenerse en pie y colapsó casi hasta casi evaporarse por completo. Pero en las últimas dos décadas ha vivido un renacimiento continuo y hoy el whiskey irlandés ha vuelto a ocupar las posiciones perdidas. Incluso, la explosión de nuevas destilerías está expandiendo el horizonte. Las marcas más conocidas son Jameson, Teeling, Glendalough, Paddy, Tullamore Dew y Redbrest.

La principal diferencia entre los whiskies irlandeses, escoceses y estadounidenses es que los primeros se someten a una triple destilación. Los segundos tienen dos pasadas por el alambique, y los terceros, sólo una. Esto hace que los irlandeses sean más suaves.

En materia de licores de crema, el Baileys lleva un sello de identidad imbatible: un whiskey de alta calidad y leche de vacas alimentadas con verdes y sanos pastos.

Y, por supuesto, nada más irlandés que una pinta de Guinness, la clásica cerveza negra y seca, con abundante espuma.

Quizá la más irlandesa de las celebraciones de St. Patrick’s Day en Colombia es protagonizada por Cervecería Irlandesa, una marca artesanal que opera desde su propio pub en La Macarena, en Bogotá.

Gracias a un extracto de algas marinas naturales, todos los clientes de Cervecería Irlandesa podrán manchar de verde sus marcas favoritas para brindar por el santo y sus descendientes. Las actividades se mantendrán el resto del mes. Warning: el único problema de entrar a este lugar es salir.