4 Mar 2014 - 9:28 p. m.

10 errores de las mujeres en la primera cita

Hablar del deseo que tienen sus padres de ser abuelos pronto, o por lo contrario, ser demasiado indiferente y no mostrar ningún tipo de interés con él, puede cambiar el rumbo del primer encuentro.

El Espectador

La primera cita puede tener diferentes desenlaces. Según la intención, ambos saldrán con cierta percepción de la otra persona. Aunque esté buscando una relación seria o simplemente pasar un buen momento con alguien, tenga en cuenta algunos consejos que ayudan a propiciar un primer encuentro sencillo, divertido y ¿por qué no? un primer paso para una relación de pareja o amistad.

1. Ir muy arreglada o excesivamente descomplicada

Pese a que popularmente dicen que 'la primera impresión es la que cuenta', lo primordial es no perder su propia esencia. Si no acostumbra a maquillarse a diario, no lo haga. Esto puede dar la sensación de que usted es exagerada y sobreactuada. Sin embargo, si quiere pasar por descomplicada, él puede llegar a pensar que la cita no significa nada para usted. Mantenga un balance.

2. Revisar con frecuencia el celular

Además de mantener una conversación agradable, es cuestión de educación y respeto. Chatear, llamar constantemente o escribir mensajes y hablarle a la vez, acabará con la paciencia de cualquiera que esté interesado en la cita. Concéntrese en conocer a quién acompaña su día y disfrute de una charla cara a cara. 

3. Hablar demasiado de sí misma

Aunque la intención sea conocerse mutuamente podría dar la impresión de que usted es egocéntrica. Busque el momento perfecto para mostrarse y hablar de sus intereses personales, metas y gustos sin dejar de escucharlo a él.

4. Hablar de su expareja

Cambie de zapatos. A usted no le gustaría que la persona con la que está empezando a salir recuerde a su ex durante toda la cita. "El no hacía eso, no te rías tan duro, eso me molestaba de mi exnovio". No se apresure a hacer juicios o críticas. Recuerde todas las personas son totalmente diferentes unas de otras. 

5. Comportarse como mamá

En la primera cita no caben los comentarios de mamá. "Deberías afeitarte", "no comas de esa manera". Es mejor guardar ese tipo de frases para otros momentos.

6. Usarlo como terapeuta

Salir con un amigo para ser escuchada y hablar de sus problemas personales es necesario, pero en una primera cita esto aleja a la otra persona que tal vez está pensando en contar más de su vida y quizás tenga más problemas que usted. Cuéntele lo que piensa y siente pero no se exceda hablándole como a su terapeuta personal.

7. Dejar todo fácil desde el principio

Y este punto no solo se refiere a tener citas más privadas luego de comer o ir a cine. Hay un tiempo para hablar y conocer, también para coquetear y atreverse a dar el primer paso para llevar las citas a un segundo plano. Si toma la decisión de convertir la primera salida en un encuentro más íntimo es su decisión, aunque esto puede implicar que no se repitan las citas o más adelante se arrepienta de lo que hizo.

8. Hablar de lo difícil que es conseguir una relación seria

No se apresure a insinuar que quiere tener una pareja estable pronto, así le guste su cita más de la cuenta. Hablar del deseo que tienen sus padres de ser abuelos pronto o de lo lindo que fue el matrimonio de una de sus amigas puede dar a entender diferentes tipos de intenciones. Sin embargo, evite los extremos, mostrar un aparente desinterés puede provocar ese mismo efecto pero en él.

9. Criticar o hablar mal de todo y todos

El primer encuentro con alguien que no se sabe qué lugar (si es que lo tendrá) ocupará en la vida de uno sirve para explorar y analizar a otra persona según lo que dice. Evite comentarios calificativos y negativos de las personas que se encuentran a su alrededor o las quejas constantes sobre el lugar, la comida, etc. 

10. Aparentar lo que no es

Es básico para generar confianza en alguien. Muéstrese tranquila y segura de quién es, nadie está exento de defectos y errores; así que si alguien tiene que aceptarlos lo hará con el paso del tiempo y no se llevará sorpresas porque al parecer usted no era quien decía desde el principio.
 

Comparte: