29 Nov 2015 - 2:00 a. m.

Al rescate de la soya

A pesar de que la FAO la incluyó en la lista de alimentos para combatir el hambre, los beneficios de esta leguminosa se están desaprovechando. Dos chefs colombianas se le midieron al desafío de preparar 60 recetas y dictar clases de cocina gratuitas para reivindicarla.

El Espectador

 

Rica en aminoácidos, vitamina E y fibra. La soya no solamente es un producto nutritivo sino versátil, que puede convertirse en ingrediente de prácticamente cualquier receta. Sopas, puré, empanadas, galletas, ensaladas, hamburguesas. Las posibilidades parecen infinitas. Sin embargo, por cuenta de que la mayoría de cultivos de esta leguminosa son transgénicos, su consumo es mínimo y su reputación no muy buena.

Un escenario que se ha propuesto revertir el Consejo Exportador de Soya de Estados Unidos, motivado por su inclusión por parte de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en la estrategia para erradicar el hambre en el mundo.

Aunque en Colombia la mayoría de la soya se destina como insumo de la alimentación animal, esta organización vio un potencial en nuestras tierras y contactó a la chef Catalina Vélez para proponerle el reto de crear 60 recetas utilizando este ingrediente y el apoyo de su colega Paula Silva.

El resultado fue el libro Soya es salud, que se repartirá de manera gratuita y en el que se encuentran desde típicas preparaciones colombianas como el calentado, las carimañolas y empanadas a base de soya, hasta platillos árabes como los kibbes, ensaladas, postres, batidos y barras energéticas.

Como parte de la estrategia se están dictando talleres gratuitos para que la gente aprenda a cocinar con soya. El primero fue el fin de semana pasado en el Parque Simón Bolívar y contó con la asistencia de 200 personas.

“El objetivo –dice Vélez– es dar a conocer este alimento, que verde o seco funciona en la cocina y es una importante fuente de proteína”.

 

Comparte: