21 Aug 2015 - 5:59 p. m.

Alan, el papá que hizo que su hijo "volara"

A sus dos años, William Lawrence es uno de los niños más famosos en internet. Sus fotos en el aire están presentes en las redes sociales demostrando que el síndrome de Down no ha sido un impedimento en su vida.

Catalina González Navarro

Alan Lawrence tiene 40 años, creció en Paradise, una pequeña ciudad al norte de Utah, Estados Unidos. Cuando estaba en bachillerato conoció a Nikki, una mujer a la que denomina como el mejor ser humano. Desde hace 22 años son pareja. En agosto de 1995 se casaron y justo se preparan para recibir a su sexto hijo.  (Vea en imágenes: El niño con Síndrome de Down que puede “volar”)
 
Alan es director de Arte, pero la fotografía es su pasión, su hobby. Por eso siempre quiso compartir a través de las imágenes su experiencia de ser papá y en 2013, cuando supo que venía en camino su quinto hijo, creó la página http://thatdadblog.com/. El 14 de octubre nació William, el tercer barón de la familia. 
 
Luego del parto los médicos fueron los encargados de decirle a Alan que su hijo padecía síndrome de Down. “Fue una sorpresa para nosotros, quedamos en shock, no sabíamos nada del síndrome y no conocíamos a nadie que lo tuviera”, recuerda el estadounidense casi dos años después. Durante el embarazo nunca detectaron problemas y pensaban que su hijo nacería en perfectas condiciones. 
 
“Nadie sabía qué iba a pasar, llegamos a casa y no sabíamos qué reacción iban a tener los niños al verlo. A ellos no les importó que fuera diferente. Eso fue un gran ejemplo para mí, reconocí que había sido egoísta por no saber qué hacer o por sentirme frustrado por su síndrome”, confiesa Alan. 
 
Luego de eso, Alan y Nikki comenzaron a buscar en internet información y videos para saber cómo tratar el síndrome, pero sobre todo para entenderlo. Así fue como decidió mezclar la idea de su blog, compartiendo sus experiencias como padre y la vida al lado de Wil. En la página web hay fotos desde el día de su nacimiento, el momento en el que tomaron sus huellas, hasta su más reciente viaje de vacaciones en San Francisco, California. 
 
“Hemos hecho muchos videos y así fue cambiando mi idea inicial del blog para mostrar cómo es nuestra vida con síndrome de Down. Lo que quiero mostrar en internet es que tener un hijo con síndrome está bien, que no hay problemas y que por el contrario hay mucho apoyo”, afirma. 
 
Wil voló 
 
La primera vez que Alan tomó la foto en la que Wil podría volar sus hijos Gracie, Zack, Nick y Ali lo observaron con extrañeza. “Estaban confundidos, no sabían qué hacía y cuando vieron que yo me borraba en Photoshop se rieron mucho, les pareció divertido”, rememora Alan. 
 
La forma en que Alan toma las fotos es programando la cámara, luego carga a Wil y obtiene la foto, en la que aparecen los dos. “Lo importante es que sea natural, que salgamos sonriendo, que se note la diversión”, dice. Luego, toma otra foto del fondo sin nadie ahí y después en Photoshop borra su imagen, así es como Wil ha volado antes de cumplir dos años.
 
El proceso de edición dura casi dos horas y toda la familia ayuda en su planeación. El objetivo es mezclar las cosas que pasan en cada situación con un momento que puede ser divertido. Por ejemplo, cuando los niños juegan o hacen algo tierno, el padre corre por su cámara. En Instagram, sus retratos ya tienen más de 23 mil seguidores, quienes promueven el blog a través de la etiqueta #Wilcanfly.
 
Según Alan, Wil tiene una sonrisa mágica, “es como mirar al paraíso, cada vez que lo veo el mundo es perfecto. Él tiene una gran personalidad y creo que es el bebé más feliz de todos”.  
 
Gracias al blog la familia Lawrence se vinculó a varios programas de apoyo para pacientes con síndrome de Down. Una vez al mes cenan con otras familias y comparten sus experiencias, así han creado grupos de aprendizaje en los que también orientan a parejas que no saben qué hacer con sus hijos e incluso buscan lugares para que los acepten en adopción. 
 

Temas relacionados

Síndrome de Down
Comparte: