14 Sep 2021 - 3:14 p. m.

Contenido desarrollado en alianza con Compensar

Así se vivió la Semana por la Paz

Entre el 5 y el 12 de septiembre se realizó la trigésima cuarta versión de la “Semana por la Paz” con más de 220 actividades virtuales y presenciales en diferentes regiones del país.

La paz es uno de los propósitos más anhelados por las sociedades a través de la historia; es ese deseo por habitar en un mundo seguro, en el que se ponga fin a cualquier expresión de explotación o violencia, y donde se pueda garantizar un trato digno y equitativo para todos los ciudadanos.

Estos objetivos están claramente plasmados por la Organización de las Naciones Unidas para dar continuidad a la agenda propuesta, desde el 2015, por líderes de todo el mundo y serán una realidad solo mediante el esfuerzo conjunto de los gobiernos, entidades de los sectores públicos y privados, academia y sociedad civil.

Justamente como parte de esa suma de voluntades, entre el 5 y el 12 de septiembre, se llevó a cabo en Colombia la trigésima cuarta versión de la “Semana por la Paz”, iniciativa liderada por la Comisión de la Verdad, el Secretariado Nacional de Pastoral Social y la Misión de Verificación de las Naciones Unidas en Colombia.

Asimismo el Centro de Memoria, Paz y Reconciliación (CMPR), Redepaz, la Universidad Javeriana, la Red Nacional de Programas Regionales de Desarrollo y Paz (Redprodepaz), entre otras organizaciones, con el fin de visibilizar el esfuerzo cotidiano de personas, colectivos e instituciones que trabajan, desde diferentes regiones del país, en la construcción y consolidación de la paz, la redignificación de las víctimas y el respeto a la vida.

Reconstrucción del tejido social: una forma de aportar a la paz

En coherencia con su propósito de transformación social y por quinto año consecutivo, Compensar se sumó a la “Semana por La Paz” a través de diversas actividades presenciales y virtuales dirigidas a estudiantes de Jornada Escolar Complementaria, niños del programa de educación para la primera infancia y sus familias, adultos mayores de algunas zonas rurales de Cundinamarca, los participantes de su programa de inclusión social Enlaces, colaboradores de la entidad y comunidad en general.

Todos ellos participaron activamente bajo el lema “verdad que podemos”, invitando a la ciudadanía a tomar un rol protagónico en la construcción de una cultura para la paz, basada en la acogida consciente y respetuosa de la verdad y en la diversidad de caminos que llevan a la reconciliación.

“La reconciliación es, sin duda, una ruta que conduce a la reconstrucción del tejido social, en medio de un año impactado fuertemente por la pandemia y por demandas sociales históricas”, aseguró Margarita Añez, directora de la Unidad de Bienestar y Desarrollo Social de Compensar.

“Por medio de nuestras acciones de impacto social hacia las comunidades rurales y urbanas más vulnerables y mediante estrategias de diálogo y encuentro para construir una cultura de paz territorial, desde Compensar seguimos comprometidos con la consolidación de la paz, seguros de que fomentar el bienestar integral de las personas nos permite avanzar en esta dirección”, añadió Margarita Añez.

En línea con ello, en esta nueva versión de la Semana por la Paz, Compensar llegó a cerca de 35.000 personas de todas las edades, ubicadas en diferentes puntos geográficos de Bogotá, Soacha, Sasaima, La Peña, la Vega, Caparrapí, Mosquera y Chocontá, a través de más de 70 actividades que incluyeron talleres, charlas, lecturas, conversatorios y actividades lúdicas de sensibilización.

La educación: camino hacia la reconciliación

Desde el 2016, Compensar empezó a ampliar su experiencia a poblaciones rurales con alto nivel de vulnerabilidad, a través de tres frentes de acción: fortalecimiento del tejido social, innovación e inclusión productiva, y hábitat sostenible, cuyo impacto se extiende al noroccidente del departamento de Cundinamarca, específicamente a Yacopí, Caparrapí, La Palma, La Peña, Guaduas y Villeta; municipios históricamente afectados por el conflicto armado.

Una experiencia que permanece en el recuerdo de los habitantes de estos territorios, como es el caso del docente rural Milton Chávez, nacido y criado en Caparrapí, municipio ubicado a 4 horas de Bogotá.

“En tiempos de violencia San Carlos, San Pedro y Novilleros estuvieron marcados por la presencia de los grupos armados. La gente del campo quedaba entre la espada y la pared, hubo varias masacres, y es muy triste recordar eso. La violencia afectó mucho a las familias y nosotros como docentes hemos acogido a los niños y a la comunidad en un proceso de perdón, de resiliencia, de sanar heridas, de buscar la reconciliación, y eso es en parte, lo más gratificante del trabajo que hemos hecho en esta zona”, relata el docente.

Al igual que Milton, los docentes que participan en procesos de formación artística-cultural y agroecológica de niños, niñas y adolescentes rurales, por medio del programa Jornada Escolar Complementaria -operado por Compensar en convenio con algunos municipios de Cundinamarca- y que beneficia a cerca de 1.200 menores, son conscientes de que los principios y valores fundamentales, necesarios para vivir en armonía en los diferentes contextos sociales, se deben fortalecer en familia, desde los ámbitos educativos y las instituciones, pues solo de esta forma la sociedad podrá contar con individuos capaces de respetar la vida y los derechos de los demás.

“El corazón de un niño de campo es un corazón lleno de alegría, de agradecimiento, los niños del campo nos enseñan a valorar más la vida, nos enseñan a disfrutar lo que nosotros tenemos a nuestro alrededor, pese a las circunstancias, pese a las dificultades que se presenten en el territorio”, explica Deisy Julieth Cortés, docente rural del programa Jornada Escolar Complementaria.

La “Semana por la Paz” culminó este domingo tras una programación que incluyó más de 220 actividades virtuales y presenciales en diferentes regiones del país, como Bogotá, Arauca, San José del Guaviare, Medellín, Cali, Barranquilla, Pasto, Yarumal, Ibagué, entre otras, fortaleciendo acciones orientadas a la consolidación de la paz en todos los ámbitos de la población, un propósito inherente a la esencia de Compensar y por el cual, la entidad seguirá sumando esfuerzos hacia la construcción de una sociedad más equitativa, justa, incluyente y con igualdad de oportunidades para todos.

“Sabemos que, pese a los muchos esfuerzos realizados diariamente, aún queda mucho por recorrer, pero también somos conscientes de que solo mediante la suma de esfuerzos seguiremos consolidando el camino hacia la paz y en ese propósito nos mantenemos”, concluyó Margarita Añez, directora de la Unidad de Bienestar y Desarrollo Social de Compensar.

AQUÍ puede encontrar más información.

Comparte: