13 Jan 2009 - 8:50 p. m.

Brasil: el grande del turismo latinoamericano

Más de 1.800 kilómetros de playa, una espesa zona selvática que sirve como pulmón del mundo y un sinnúmero de maravillas naturales bien aprovechadas, son fortalezas de Brasil en temas de turismo. Representantes de su embajada en Colombia lo confirman.

Christian Quiroga Sánchez

Todos los tipos de turismos se pueden vivir en la conocida tierra de la samba. Brasil ha sabido venderle al mundo sus playas, su naturaleza y su cultura, al punto de convertirlos en un importante renglón de la economía y un tema que merece todo el interés gubernamental. No en vano este país, junto con México, son los lugares más visitados de Iberoamérica.

Cuenta Consuelo Bernal, asesora en temas de turismo de la Embajada de Brasil en Colombia, que toda la estrategia implementada para promocionar el país a nivel mundial ha estado a cargo del Instituto Brasileño de Turismo, Embratur, que ha creado en varias zonas del planeta el comité Descubra Brasil que, en el caso de Colombia, decide cuáles son los destinos a publicitarse con más fuerza cada año. Así garantizan un impulso importante a lugares específicos y no se van por las ramas; sin descuidar, desde luego, los grandes sitios turísticos, pero con la certeza de que abarcar 8’514.877 kilómetros cuadrados de territorio en un única estrategia resultaría poco provechoso.

El año pasado los destinos prioritarios para hacer divulgación fueron Salvador de Bahía, Buzios en Río de Janeiro y Guarujá en Sao Paulo. Y aunque aún no se han definido los lugares que ocuparán la agenda para 2009, Consuelo Bernal considera que las Cataratas de Iguazú y Florianópolis serán los seleccionados.

Uno de los temas que más preocupan o limitan a un colombiano para visitar un país se relaciona con la visa, documento que en el caso de muchos destinos y muchas personas se convierte en una odisea conseguirlo o, quizás, en una utopía. Pero esto no pasa con los nacionales deseosos de llegar a Brasil, pues allí no es necesario presentar visa. Y es quizás por eso que en tan sólo cinco años, los turistas procedentes de Colombia, unidos a los que desde Brasil llegan a estas tierras, aumentaron vertiginosamente en una diferencia de uno a cinco.

Por su parte, Roberto Doring, primer secretario de la Embajada de Brasil en Colombia, manifiesta que otra de las ventajas de visitar su país es que gracias a la gran oferta turística, hay diversión para todos los presupuestos y gustos. Además, dice que cualquier momento del año es propicio para ir a la nación de los grandes futbolistas, que por no tener estaciones que delimiten por épocas el turismo, facilita la realización de actividades de sol y playa, ecológicas, de aventura, negocios y culturales.

Complementando este tema, los voceros de la embajada brasileña afirman que la entrada en operación de nuevas aerolíneas que cubren rutas de Colombia hacia Brasil y viceversa, ha permitido que los precios de los pasajes bajen, volviendo más competitivos los dos destinos en términos de costos.

En los próximos años, las autoridades de turismo esperan que otras aerolíneas entren a trabajar más rutas entre los dos países y en beneficio de los turistas, quienes tendrían más opciones que redundarían en una reducción de precios en el tema de transporte y, por tanto, en lo relacionado con los programas ofrecidos por las agencias de viaje.

Actualmente, los encargados de turismo de Brasil en Colombia se están preocupando por mostrar que más allá de Río de Janeiro, Sao Paulo y Brasilia, el quinto país más grande del mundo tiene mucho por disfrutar, respetando, sin duda alguna, al que puede llamarse el destino más importante: la ciudad de Río de Janeiro, que en palabras de Roberto Doring, “es un lugar único, que representa la síntesis de todo lo que se puede hacer en cuestión de turismo”.

Desde ese punto, descubrir nuevos destinos hace que la oferta turística se amplíe y diversifique, logrando importantes beneficios económicos para el país. Entonces, si va a Brasil no olvide visitar el estado de Bahía y las ciudades de Fortaleza y Recife, donde el Océano Atlántico se muestra en todo su esplendor y garantiza un paseo inolvidable, lleno de sol y rodeado de gente cálida y amable.

Temas relacionados

Brasil
Comparte: