10 Dec 2010 - 10:53 p. m.

Cancún no salió tan mal como Copenhague

Al cierre de esta edición aún no se conocía el documento final firmado por los representantes de 190 países en la Convención de Cambio Climático que desde hace dos semanas se llevaba a cabo en Cancún, pero todo indicaba que se dieron importantes avances en el propósito de combatir el cambio climático.

El Espectador

Aunque no se pactó un protocolo vinculante que reemplace al de Kioto, cosa que muy pocos esperaban ver nacer este año, sí se tomaron algunas decisiones que allanan el camino para lograrlo. Un mérito para la diplomacia mexicana que consiguió apaciguar la desconfianza instalada entre las partes desde hace un año tras la cita en Copenhague.

Entre los acuerdos logrados en México se destaca la consolidación de un Fondo Verde y el mecanismo REDD + (Programa para la Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación de Bosques).

El fondo verde comenzaría a operar con una base inicial de fondos, pero la idea sería que a partir de 2012 los países ricos aportaran US$100.000 millones anuales cada año. El fondo sería la fuente principal de recursos para impulsar proyectos de adaptación y mitigación al cambio climático en todo el mundo.

Según Eduardo Antonio Guerrero, asesor de la alta consejería presidencial para el medio ambiente de Colombia, el país será uno de los beneficiados con las decisiones adoptadas. Por un lado, gracias a que junto a otros Estados logró que en los criterios de financiación de proyectos se tenga en cuenta la vulnerabilidad frente al cambio climático y no sólo se otorguen fondos a los países más pobres como se pensaba en un principio.

En cuanto a la formalización del mecanismo REDD +, que ya venía funcionando de manera experimental y ahora adquiere un nuevo rango, Colombia también resultaría favorecida en la medida en que posee una gran cobertura boscosa y un inmenso potencial para desarrollar proyectos de protección a la biodiversidad.

Vea en www.elespectador.com/vivir el seguimiento a esta noticia.

Comparte: